Monthly Archives: marzo 2014

Dos cuerpos y un corazón

Quizás no he sido demasiado sincera contigo,es decir, no te he dicho que desde la primera vez que estuvimos juntos viendo en lo especial que te estabas combirtiendo para mí… no podía para de ver tus ojos , francamente lo que sentí fue como si algo en mi interior volviese a renacer.Tú me das esa tranquilidad para dormir cuando sólo estoy llena de dolor y rabia.

Me das la paz interior incluso me haces sentir mejor persona en el día a día , si tú no estas puede que nadie sepa de mí porque nunca porque nunca habrá un tú ni un yo siempre habrá un nosotros. Eres mi corazón, lleno de fuerza y de pasión..

Si tú no existes o no vuelvo a verte yo no existiría , moriría al segundo porque claro… cómo podría vivir sin mi corazón , sin la sensación  de la sangre recorriendo cada parte de mi cuerpo, sin esa llama que nunca se apaga.

Puede que en muchas ocaciones tenga pensamientos extraños pero se quedan en nada? el viento no se lleva mis palabras porque tu me las quitas sin permiso alguno. Cuando puedo ver  esa sonrisa tan brillante e inigualable, que me hace sentirm fuera de mí o  tus abrazos  que  al mismo tiempo me transmiten la tranquilidad eterna.

Me encanta como solamente tú puedes sacar lo peor de mí y a la mismo tiempo hacerme enfadar y drme a entender que todos tenemos sentimientos peores o mejores…

 

Gueparcón vela.

Es una unión de los tres animales más rápidos del mundo: por tierra el guepardo, por aire el halcón peregrino y por agua el pez vela.
Tiene el cuerpo de guepardo junto con las alas y garras del halcón peregrino y las aletas del pez vela, lo que le hace ser una especie implacable en los tres hábitats. Tiene una velocidad inigualable y es un cazador majestuoso tanto por tierra, mar o aire, no tiene rival.

De los espejos no te habrás de fiar.

En la taberna de la casa de hospedaje era la hora de la cena y se llenó, como de costumbre, de personas que bien pudieran ser caballeros, mensajeros, campesinos o meros mendigos. Ya había transcurrido una hora desde que el salón se llenara cuando un juglar peculiar con su lira y su acompañante flautista entraron en silencio para amenizar la velada. Era peculiar pues no sonreía y ni saludaba al pasar. En realidad, un gesto de preocupación se dibujaba en su cara.
Elisa, una joven analfabeta de pueblo, se situaba en una mesa cerca de la ventana mientras comía el cordero que le habían servido. Oía el bullicio calmado de la sala hasta que este fue roto por la melodía del juglar. Nadie hizo caso a este hasta ya avanzada la poco elaborada canción que entonaba.


“¿Dónde está la princesa Anardia, Ojos de Coral?
Yo sé lo que la hizo esfumarse tiempo atrás.
No fue el fruto de una fuga con un adinerado príncipe,
como la familia se aventura a contar.
Prestad atención y oíd la historia de cómo alguien de tal estirpe
fue asesina sin una pizca de piedad.

La muy vanidosa no había día que pasara sin en su espejo mirar.
¡La pobre ilusa! Creía que su belleza era lo único que podía dar.
Miraba y miraba, y solo su reflejo conseguía vislumbrar. (_x_)
¡La pobre ilusa! No sabía que detrás había alguien más.

Con consistencia humeante y azabache,
al portal llamado espejo pareciera más acercarse
hasta que un día la tentación no pudo controlar
y se lanzó cual bestia sobre la princesa de ojos coral.
La familia la encontró en un baño de sangre.
La bestia había huido y la reina tuvo disgusto tal
que solo podía sollozar ante tan horrorosa imagen.

¡Los del otro lado existen, arrojad al suelo sus espejos!
¡Destruyámoslos antes de que lo hagan ellos primero!
¡Paremos a estas bestias sin alma
de asesinar a personas inocentes, sin culpa de nada!


El joven delgado juglar fue echado antes de seguir con su discurso de mentiras, al menos el tabernero decía que solo eso eran pero nuestra joven Elisa, además de analfabeta ingenua, se dirigió corriendo a casa a destruir el espejo de mano que había “tomado prestado” a una señora. Este se destruyó en numerosos pedazos y un leve gemido se difundió por la habitación. Por primera vez en mucho tiempo, Elisa pudo dormir sin sentirse observada.

Árcranos

El animal mas veloz y carroñero del todo el planeta Tierra. Desde hace mucho tiempo, varios científicos y fotógrafos han querido verlo y fotografiarlo para que haya alguna prueba que diga que existe o existió. En las escrituras antiguas cuenta que este feroz animal vive en sitios muy rocosos y secos. Dicen que vive en lo mas profundo de la cueva del desierto del Sáhara. Como ustedes podrán pensar el Sáhara es un desierto y en ellos no hay cuevas, ¿o tal vez sí?.

Carta de amor

Cariño, te escribo esta carta a fin de expresar mi sentimientos, ya que, un simple te quiero no basta para satisfacer todo el amor que siento hacia ti, sueño contigo y no paro de pensar en ti.Cada día es solo una cuenta atrás para poder verte, eres increíble por lo que haces y puedes llegar hacer.Eres mi mayor tesoro en este mundo y cuando hablamos, es como si me llevaras a otro universo, fuera problemas, solo tu.

Gracias por estar conmigo y ayudarme en los momentos difíciles que he pasado, no hay nadie igual a ti y te cuidare como a mi vida misma ya que tienes mi corazón y mi alma contigo apoyándote en las decisiones que tomes en tu vida.Y para terminar quiero decirte que en cualquier problema que tengas puedes confiar en mi y te ayudare lo mejor que pueda.

Mi Drallo (micro)

Esta recubierto de escamas por lo tanto su piel es dura, tiene cabeza de caballo con ojos azules, a ambos lados del costado tiene dos alas con las que puede volar. tiene cuatro patas para poder caminar y correr mas rápido en tierra, lleva una cola mas dura que la propia roca, es omnívoro, escupe fuego para poder asar su comida o defenderse de otros animales y es domable.

521 cartas sin orgullo.

Hoy sigo aquí esperándote sin tener aun la respuesta a mi gran pregunta. Y es por eso por lo que no me he dado por rendida; el tiempo da las mejores respuestas. No sé si ya olvidaste mi último beso, pero quizás un día, oliendo un dulce aroma sentirás que estoy a tu lado, pero algún día tendrás que pensar en mi. Porque el amor por parecerse al viento, parece que se ha ido, pero no se va. Te preguntarás porque no te he buscado yo, pero no hay nada peor que alguien te rompa lo más bonito que tienes, es decir, las razones de sonreír, los sueños, las esperanzas. Así que no vestimos con un poquito de orgullo, y lo miramos todo desde la distancia, viendo el precipicio antes de saltar, porque si vamos a morir, queremos morir por alguien que sepa llorarnos. Pienso que las cosas llegan cuando menos las esperas, y si las estás esperando, solo tardan un poquito más. Solo quiero una respuesta, ya tengo claro que no volverás porque si alguien quiere formar parte de tu vida hará lo imposible para conseguirlo, olvidando que cuando alguien nos dedica su tiempo está perdiendo algo que no recuperará jamás. Que la vida son momentos ¿sabes? Que hoy estoy aquí y mañana, mañana no estaré. El tiempo pasa y el amor finaliza. Así que quería decirte que si alguna vez quieres algo de verdad, aférrate a ello y no lo dejes escapar, mirando al miedo de frente y a los ojos. Y es que con el tiempo me he dado cuenta que los pequeños detalles son los que hacen las grandes cosas. Pero te prometo que pase lo que pase, estés donde estés, siempre quedarás en mi.

Una carta de amor muy atípica.

Si usted es el policía al que han convocado a tan hermosa escena, solo le digo que mi falta de pulso no se debe a ninguna de las personas de este barrio de mala muerte sino que es producto de mi propia cosecha. Pero en realidad esta carta va dirigida a otro ser, ser pues no es humano.  Te debo una despedida y la explicación de mi desaparición, cómo colapsó mi mundo y la carga tan pesada que dejó en mi pecho segundos después. Si usted no es ella, quédese lector, quédese y no me llame iluso pues le explicaré las sucias estratagemas de la muerte. Quédese para escuchar cómo me enamoré de tierras de hierba azul y elfas con oro por pelo.

Era un maldito lunes cualquiera en el que me llevaba las preocupaciones a casa y sobre todo, cansancio. No es de extrañar que me derrumbara en la cama nada más llegar. Y ahí empezó todo…

Me adentré en mis sueños pero esta vez era diferente, ¡cómo no!. Una especie de sueño lúcido según la información que he podido recopilar en mis breves instantes de vigía después de aquel momento. Jamás me sentí tan vivo. Desperté dentro de un sueño y además en un mundo bello llamado Erglaria. ¡Un mundo bello! ¿Se lo puede creer? En mi cabeza hay belleza, o había. Yo que pensé que ahí dentro era todo negro… Bueno, no me iré del tema. Corría. El corazón palpitaba y las endorfinas organizaban carreras a través de mis venas. Cada paso caía en suelo mullido de hierba tan verde que hasta dolía mirarla, el pelo de cada milímetro de mi cuerpo se erizaba hacia el cielo celeste y el aire puro se habría paso determinado hacia mis adentros. Y la razón del colapso de mi existencia se encontraba a unos pocos pasos de nube de mí.

Le juro que su belleza eclipsa hasta a la persona más dura.  Su piel era suave como la brisa, su pelo colgante como una cascada de oro y sus ojos… ¡Ay amada! Sus ojos eran perlas de mil colores. Me harían falta cien cartas para describirlos. No sé si se habrá mirado en el reflejo de un lago alguna vez pero imagine un arcoiris mientras tanto, imagine el brillo de los ojos de un niño cuando observa a su madre, imagine a una chiquilla que jamás ha escuchado un telediario y exhala vitalidad. Así eran.

Sus orejas puntiagudas debieron notar mi presencia y me cedió una sonrisa de luz al clavar sus… sus… La palabra ojos es inmerecedora… Ya sabe, al clavar en mi humilde persona esas perlas de mil colores. Me encontraba en el séptimo cielo y parecía que estuviera a punto de desmayarme cuando, de un salto, se puso de pie sobre la alfombra esmeralda y empezó a correr esbozando una sonrisa. Yo la seguí, no viviría si la perdiera…

Atravesamos una llanura de trigales en la que el sol no escatimaba en rayos. Rozaron la tela de mi pantalón y las palmas de mi mano se alzaron paralelas al trigo, sintiéndolos como las olas del mar. Seguíamos corriendo y mi corazón palpitaba más y más pero jamás llegué al cansancio ni de lejos al agotamiento que vivía cada día en mi vida.

Llegamos a un bosque con diminutas bestias que daban saltos sobre cuatro patas cuya tierra debía estar embrujada pues lo que se alzaba con timidez sobre ella, nacía azul y brillante. Mis ojos resplandecían como nunca lo habrían hecho al observar los edificios grises de todos los días. Me volvió a mirar y casi brotan cascadas de ellos. No están acostumbrados a tal belleza, amada, ni siquiera mis piernas pues tiemblan al fijar en mí esos dos luceros. Aparté mi mirada a los alrededores en busca de algo menos bello para no marearme pero aunque en verdad menos bello era el mundo, seguía palideciéndome el rostro. La hierba se tornaba de nuevo del verde doloroso descrito antes y acababa en un hermoso lago del mismo color debido al reflejo. Nos sumergimos para atravesarlo y sentí el frío que ocultaba, pero en ningún momento me desagradó, no como las duchas de cada mañana.

Después de un viaje en el que mi corazón palpitaba con viveza y mi respiración agitada negaba pararse, desperté en una caja sombría en la que los rayos del sol quedaban muy lejos de bañarla y aunque lo estaba haciendo, no sentía la sangre circular ni mi pecho se alzaba para milésimas después descender en un son marcado por la emoción. Lo único que sentía, amada, era una carga en mi pecho que se hacía más grande al percibir la realidad del asunto. Que todo era un sueño, que debía levantarme aún exhausto para tomar una ducha fría y observar los imponentes edificios grises con cristales empañados por humo de choche mientras me dirijo a un trabajo que me ha acarreado una depresión y me ha dejado sin fuerzas para luchar contra la rutina. Me levanté y mis rodillas flaquecieron. No como cuando la miraba, sino de negación de la realidad de mi yo interior. Y tirado en la soledad, con la mejilla en las baldosas del suelo frio, sollozé cual miserable.

Debí pasar allí mucho tiempo porque ya volvía a ser de noche cuando se cerraban mis párpados. El desmoronamiento de mi persona vino entonces cuando vi a los habituales de mis pesadillas acosarme, perseguirme y torturarme con mis mayores traumas. Desperté acalorado y empapado y eso se repitió tres noches más. Probé somníferos, probé a dormir todo el día, probé los más fuertes alucinógenos pero no la encontré. Me abandonó, amada. No se preocupe, todo el mundo lo hizo en algún punto. Hasta yo mismo. Sé que sobrevivir a base de pastillas es patético, sé que rendirse es para débiles y también que mi pesimismo envenena al que le llegan mis palabras pero confié en que usted encontrara algo positivo en mí o que no le importara que le hiciera unas cuantas visitas más para oler la hierba húmeda de Erglaria de nuevo. He esperado lo suficiente y le juro que no puedo más y solo hay una única huida que le queda a una mente cansada y rendida.

Yo dije «adiós» a todo tipo de cambio que me llevara a más allá de lo sórdido de la monotonía, pues mi mente lejos estaba ya de levantarse y luchar y al vislumbrar la imposibilidad de conseguir algo mejor que estaba justo en frente de mi cuerpo masacrado, la frustración me arrebataría la vida. Por ello me centré en el humo y no en los pájaros, en las nubes oscuras y no en el sol que ocultaba y mantenía la vista siempre al suelo por si me encontraba con la sonrisa de aquel que ha tenido un buen día. Pero de repente llegó usted, me arrancó el corazón y se lo llevó para no volver.

Me he obsesionado con que es real. Me tomó de la mano y era sólida, incluso notaba su calidez, así que confío en que llegue a usted esta carta a modo de explicación, despedida y muestra de mis sentimientos. Y si solo vive oculta en mi cabeza y jamás me deleitará con su presencia de nuevo, lea esto mientras lo escribo y espere su final tras una bala.

Mi pequeña historia

Pensé que nunca llegaría este momento, quizás por mi cobardía, miedo, pero por fin me he atrevido y estoy aquí con muchas ganas de escribirte. Eres una persona super importante para mi. Mis sentimientos son inexplicables, ya que es tanto lo que siento que no sé como expresarlo ni explicarlo. Nunca me cansaré de darte las gracias por todo lo que has hecho y sigues haciendo por mi. Sin ti no sería ni la mitad de lo que soy actualmente. Es muy difícil valorar a una persona y decirle todo lo que sientes hasta que te das cuenta que la puedes perder de un día para otro, y por desgracia algo parecido nos ha tocado vivir. Quizás saber que mañana puedes estar fatal y que tienes que vivir el día a día y minuto a minuto, me ha hecho darme cuenta de lo importante que vale un pequeño gesto, una mirada, un abrazo, un TE QUIERO, un MUCHAS GRACIAS POR TODO, una caricia,… Por culpa de algo inexplicable que tú y yo sabemos, estamos pasando por unos momentos difíciles, por eso he querido hacer público esto y que todo el mundo se de cuenta de la maravillosa persona que eres.

Como siempre he querido hacer algo grande para pagarte todos los días de mi vida, me he preguntado ¿Por qué no escribirlo en un blog? Y así lo he hecho. Espero no fallarte en la vida ni defraudarte jamás y también espero ser la mitad de lo que tú eres. Te pido que nunca dejes que nadie te cambie porque así eres más que perfecta me grand-soeur. No dejes que te afecten los comentarios que puedan hacer las personas que te juzgan por tu apariencia y nunca permitas darle pena a nadie por las circunstancias que estás pasando, VALES MUCHÍSIMO, no lo olvides. TE QUIERO!!!

1 2 3  Scroll to top