Daily Archives: 1 junio, 2014

Sensaciones

En una tarde de mayo se oyen los trinos de un pájaro. Hace mucho frío y todavía no ha caído la noche. Desde nuestro balcón se ven a tres personas en el parque, uno o dos niños jugando en el columpio y a muchos coches pasando.

Siento el frío en la espalda, aunque el sol esta en el horizonte. Se oyen las campanadas de la catedral: uno, dos, tres, ….

Veo a una chica y a un chico besándose y me imagino que yo estoy en esa situación. Me siento querida y amada  y sobre todo feliz. También me imagino que estoy volando como aquel pájaro. Siento la brisa en mi cara, siento que puedo ser libre, que puedo ser YO, que no hay nadie que me controle y, que puedo ir a donde yo quiero, a donde a mi me apetezca.

No sé por qué recuerdo

No sé por qué recuerdo la primera vez que la vi -comenzó a decirme la mujer de suaves cabellos con una sonrisa en la cara- Era una tarde soleada, como cada viernes, mi afición era ir a dar un paseo por el parque. Para mi sorpresa ese día tuve compañía. Ya pasaban de las seis de la tarde y por allí no había demasiada gente. A lo lejos, estaban los bancos. Habían distintos grupos dispersados por todo el lugar, menos ella.

-Hola-me atrevi a decirle cuando me acerqué- Tu imagen es bastante curiosa, tantos grupos de personas por aqui y tú te quedas sola.

-Hay veces que es mejor así.

A pesar de empezar bastante mal seguimos hablando durante toda la tarde y parte de la noche. Cuando la saludé su reacción fue de sorpresa. Se notaba que no solían saludarla de esa manera tan directa. Y no le agradaba demasiado esa efusividad. Pero a pesar de todo -me dijo mirandome- conseguimos congeniar. Quizá fuera el destino, pero en aquel parque, bajo el manto verde de la naturaleza y los pájaros cantando, ella estaba allí. Y en ese momento, en ese lugar, estaba yo. Alfred-me llamó- ya sé que no te había contado antes esta historia. Lo cierto es que esa mujer, con el cabello a media espalda y una sonrisa cautivadora, me causó una gran alegría cuando la conoci. Aún recuerdo que la ponía nerviosa. Me hacía mucha gracia, quería dar una imagen de chica dura que se iba como un soplo de verano. Pero sabes, ella seguirá siempre en mi recuerdo. Justo como la conoci.

 Scroll to top