Como un diente de león al viento

 

 

 

Tú, mi diosa de la naturaleza,

hiciste de mi viaje un eterno combate,

volando por estos lares,

escuchando tan bellos cantares.

 

Como un diente de león al viento

veo la vida pasar sin ti.

Como un diente de león al viento,

es liberada como me siento.

 

La felicidad me la da el vuelo,

tan simple y ligero,

meciéndome con la tierra,

Mi lugar eterno.

 

Ahora en las alturas,

con los pájaros acompañándome.

Me despido de tus palabras

Con un bello canto.

 

Dame la alegría de tus ojos,

la sonrisa de tu voz,

Dame una alegría al son

de mi corazón.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.