Acúsame

Acúsame de que te quise demasiado, de las horas desperdiciadas de sonrisas o las preocupaciones de mediodía. Grítame y menciona las cosas que más odias de mi, mírame como si me quisieras matar, estruja el tiempo entre tus dedos para desahogarte una vez más.

Pero, al menos, cuando las aguas se calmen y el mundo parezca que pare, sigue tu razón y dime algo por última vez. Dime quién dio todo por ti, quién siguió adelante a pesar de morir por dentro o por quien tomaste tan locas costumbres.
Y si, mencioné el olvidarte alguna vez. Te confieso en mis líneas de verso que olvidándote te recordé.

Recordé las noches en vela y los días de fiesta. Recordé tus palabras y expresiones.

¿Por qué tanta melancolía? Porque te encontré cuando creia que te había perdido.

Acúsame de que te quise demasiado pero no lo hagas de que te busqué en el mapa de mi futuro, junto a la línea del destino.

Acúsame de que me encantaría susurrarte mil versos al anochecer y otros cientos al despertar. Repetir lo bueno del cariño y lo hermoso de sentir algo.

Atentamente: Una rubia con versos de poeta

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.