Como lágrimas en la lluvia

A veces uno siente una voz poderosa. Esa voz irrumpe motivada por un fallo técnico: una arteria que intenta travestirse de vena, o cualquier otra incidencia. Se expande desde el hueso del esternón, duro como el fósil de una caracola, en un flujo de energía  incolora, siempre hacia arriba.

[audio:http://escribocreativo.com/blog/audio/Love_Theme.mp3]

La voz busca, desesperada, un salida. Acaba irrumpiendo en las córneas y en su  desenfreno quiebra las pupilas y excita los lagrimales; por un instante el mundo se nos torna incierto. Al tiempo, tensando las cuerdas vocales hasta dejarlas rígidas, ahoga un grito de auxilio que podría confundirse con un canto rabioso de liberación.

Es una voz muda.

Si te asomas a la ventana ves los edificios somnolientos. Todavía quedan  unos pocos rectángulos de luz, diseminados de forma asimétrica por la fachada, que al poco desaparecen de la noche. Se retrasan, como siempre, aquellos que tililan al ritmo hertziano de la televisión.

Toda mi vista, a pesar de la altura desde la que observo, está bloqueada por árboles, estructuras de cemento y hierro oxidado, maderas claveteadas, alambre rumbiento y cuerda, plástico, farolas. Éstas brillan como las estrellas pero a ras de suelo; unas con más intensidad. Otras languidecen como una supernova: en su lucha por sobrevivir brillan en una millonésima de segundo con la fuerza de un faro, sacando fuerzas de flaqueza.. para morir junto a las otras en un cementerio de sal negra.

Como cubrimos de cemento y hierro y madera y clavos y alambre y cuerda sólo nos tenemos a nosotros. La calle de abajo está vacía y la avenida está vacía. Todo el mundo se refugia en algún tipo de estructura. Y entonces la soledad es más grande que si hubiera yerba, y flores, y árboles y cielo. La intuición de la vida es un consuelo en este desierto como para el moribundo lo es una gota de agua.

Yo sé que en esa nada negra que baja del cielo cóncavo hacia la luz artificial había unos tricornios de cemento sobre los que la marea, la marea. La marea es una mujer voluble.

A la derecha mis sentidos me engañan y dos buques parecen fondeados lejos del puerto. Las luces de colores copan la parte superior a modo de corona real de zafiros, rubíes y esmeraldas, así que no puedo asegurar lo que veo: lo mismo podría ser Neptuno tomando un baño de luz negra con Júpiter Tonante.

Esta tonelada infinita de impulsos eléctricos que mi mente absorbe es imposible de ser procesada a un tiempo: es como recibir descarga tras descarga de información en un torrente inabarcable a pesar de la inmensidad de mi pensamiento y su capacidad de inventiva. Es por esto que debo sacar todo lo que pueda afuera, para no morir aplastado como un  pusilánime anónimo.

Mi contacto con los otros es sólo una cuestión biológica de supervivencia.

Podría suceder, sin embargo, que la sensación de estar vivo y en simbiosis negra a este instante eterno -¡ya se fue!-, este autoengaño de mi mente a mi conciencia de que existe un ahora, sea la única comparable a la del amor desprendido.

Sólo existe pasado y futuro y el presente es una creación mental necesaria para no hundirme en un abismo de melancolía, que es una muerte lenta y triste de narrar.

O podría ser, también, que esta voz muda, esta fuente de energía imprecisa y oculta bajo el esternón, sea un llanto eterno por haberme negado la negritud de la noche. Por no haber aprendido a amar.

Por no haber aprendido nada.

He visto cosas que vosotros no creeríais. Naves de ataque en llamas más allá de Orión. He visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de la puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo, como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir.

[email_link]

Sobre el Autor

Julio

La idea de este blog nació de la pasión por escribir y compartir con otros mis ideas. Me interesa la escritura creativa y la literatura en general, pero también la web 2.0, la educación, la sexualidad... Mi intención, en definitiva, es dar rienda suelta a mis pasiones y conocer las de otros; las tuyas. ¡Un saludo!

6 Comentarios

Deja un Comentario
  • Uno de los films de culto blade runner, y su frase más memorable para el colofón de tu estupendo post (estupendo es un decir, más bien diria estupendamente melancólico, o «blue» como un blues cantado al cierre del local entre bourbon y derrota).
    Pues como comentaba. Esa frase (creo que bastantes habitantes de la bitácora la tienen en sus blogs) es el resumen y la justificación de toda una vida, la vida para ver, para ver cosas increibles al menos para el que las vive, la vida como espectáculo, ¿que sino?, la vida como búsqueda de la belleza … Y luego saber que todo se perderá ‘como lágrimas en la lluvia’ . Despues de la obra maestra (algunas vidas lo son) esta se quema, se destruye, se pierde y nada permanece. En fin, un post estupendo de leer.

    postdata: La musica de Vangelis desde luego borda el ambiente ‘blue’.
    .-= Último artículo del blog de Javier Castañón… Islas en la corte del rey carmesí =-.

    • De mi bicefalia de filmes, Blade Runner y Casablanca. La música es la que usé para escribirlo -modo /repítemela hasta que reviente el mp3/ on- así que sólo me faltó añadir lo del humo azul enroscado en el aire y que tocaba un bluesman.

      Sí, como tú, de la frase me juego 20.000$ americanos que no sólo fans de Blade Runner, sino gente que la ha escuchado y le ha gustado. Creo que empatiza con el otro que escribí sobre qué ocurre si uno se encuentra conque debe aceptar la derrota de no conseguir un objetivo vital que marca su vida o le daría un sentido para ésta. La música te transporta a estados emocionales, es inevitable.

      Todavía estoy corrigiendo adjetivos, frases, buff, y seguro que todavía mañana lo estoy perfilando.

      Sinceramente, a mí me parece que no se concreta un sentido unitario en el texto y que tiene todavía por pulir, es embrionario, pero aunque igual mañana lo revise, dejaré pasar unos días y luego lo retomo para tomar distancia. Lo del cementerio donde mueren las supernovas lo acabo de añadir no hace ni veinte minutos. Lo de Vangelis es un delito, pocas veces he escuchado tanta magia salir de unos sintetizadores. Soy fan de muchos de sus álbumes, obras maestras, y creo que es uno de los mejores músicos de la música popular contemporánea, ya no digamos en su estilo. Sus atmósferas son increíbles.

      Por cierto, los Crimson son unos clásicos, pero cuesta que te entren. El artículo tuyo está muy bien, se nota que eres fan -yo que es que leo mucho por reader pero es más estético leer en los blogs, eso el reader debería solucionarlo, en plan el blog embebido con el artículo o algo-. Luego ya comprendes algo de lo que buscaban y alucinas. Me ha pasado más veces: Pink Floyd, Dylan, Van Morrison, por citar tres. Luego, una vez deconstruido -por usar una palabreja- el mensaje, los tengo como recurrentes e idolatrados.

      La verdad es que me encanta el buen rollo que tengo contigo en los comentarios. Visitemos más o menos o comentemos más o menos en los respectivos blogs, eso es lo más importante para mí. Poder hablar, debatir con pasión o sin ella, ironizar o lo que sea, con respeto y asumiendo el pensamiento propio. Así da gusto. 😀

      Conozco mis limitaciones literarias. Mientras más leo a los grandes y los clásicos, más consciente. Y me jode 😀

      ¡Un saludo! 😀

    • ¡Hola Bala Perdida! Gracias por el comentario. Te devuelvo la visita porque ese título de mierda por todas partes me llama la atención. 😀

      Tiritando se quedó Harrison Ford cuando pensaba que el Nexus-6 lo dejaba caer por el edificio.

      ¡Un abrazo! 😀

  • Hola, tienes un premio para retirar en mi blog. Un Abrazo!

    La vida sin amigos es como un inmenso desierto; la amistad multiplica las bendiciones y palia los infortunios; es un remedio único contra la adversidad y apacigua nuestro espíritu.Autor: Baltasar

    • ¡Pues muchas gracias! Pues será un honor compartirlo con seis amigos más. A ver a quién elijo que luego dejo alguno fuera y se me enfada 😀

      ¡Un abrazo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright ©  La ciudad creativa