El objeto en el espejo

La posesión carnal de la mujer convertida en objeto de deseo y en objeto; el objeto se convierte en amo y el carcelero, en objeto. ¿Cuánto tiempo se puede domesticar y hacer suyo la rendición incondicional de ella? ¿Y al contrario: cuánto tiempo puede ella hacer suya la rendición incondicional de él? Take the long way home.

[email_link]

Sobre el Autor

Julio

La idea de este blog nació de la pasión por escribir y compartir con otros mis ideas. Me interesa la escritura creativa y la literatura en general, pero también la web 2.0, la educación, la sexualidad... Mi intención, en definitiva, es dar rienda suelta a mis pasiones y conocer las de otros; las tuyas. ¡Un saludo!

3 Comentarios

Deja un Comentario
  • Pienso que cuando tienes un amo que es carcelero, no es muy largo el tiempo, en buscar la rendición incondicional (aunque como en todo habra sus ecpciones: que se quedaran sometidas) un fuerte abrazo Julio, y muy feliz fin de semana

  • A mi me cuesta ver la relación de pareja de otras formas diferentes a la de un amor o acuerdo entre iguales. Se que muchos dirán que a veces el yugo es suave (ya sea de él o ella) y no se siente, pero hay que huir de esos casos en donde uno es el amo

    Muaacks, cosa bella

Responder a Julio Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright ©  La ciudad creativa