Milan Kundera y La insoportable levedad del ser

Ambientada en Praga en 1968, trata de un hombre y sus dudas existenciales en cuanto a las situaciones de pareja, tanto sexuales como amorosas. La entrada de los tanques rusos en la Praga de 1.968 sorprende a Tomás y Teresa enfrascados en una apasionante historia de amor. La búsqueda de la felicidad y la inevitable fatalidad que ello comporta los llevará de Praga a Ginebra, Zurich… y el destierro rural. Los celos enfermizos de Teresa por Tomás, que por su parte tiene un deseo irrefrenable hacia todas las mujeres; el cándido idealismo de Franz, amante de Sabina, la pintora que pinta la realidad que se esconde tras el lienzo y cuya ansia de libertad la domina por completo. Con un lenguaje fluido e irónico, no exento de humor, es una novela que trata de llegar al corazón a través, también, del intelecto. Es una de las obras de referencia de la posmodernidad.

El libro relata escenas de la vida cotidiana, pero trazadas con un hondo sentido trascendental. Sobre un tema abstracto y milenario, el de la inutilidad de la existencia, la necesidad o no del eterno retorno de los momentos para dotar a la vida de sentido, el autor desarrolla una desgarrada historia de amor. Además, está considerada una de las mejores obras representativas de la crítica comunista en Europa del Este.

¿El significado del título? De acuerdo a Kundera, «el ser» está lleno de una «insoportable levedad» porque cada uno de nosotros tiene sólo una vida por vivir: «Einmal ist Keinmal» («una vez es nunca», esto es, «lo que sucedió una vez pudo no haber sucedido nunca»). Por lo tanto, cada vida es esencialmente insignificante, cada decisión esencialmente irrelevante. Luego, ya que las decisiones no importan, ellas son leves (ligeras, livianas): no nos atan. Pero al mismo tiempo, la insignificancia de nuestras decisiones (nuestras vidas o nuestro ser) es insoportable. De ahí la insoportable levedad del ser.

A título personal, la novela no solo me ha marcado a nivel de escritura, sino también a nivel emocional. Hay críticos como Vizinczey (autor, entre otras, de En brazos de la mujer madura), que lo consideran un escritor casi ilegible y sobrevalorado. A mí me resulta maravilloso el cóctel estructural de episodios, los cortes para la divagación filosófica, todo imbuido en la historia del protagonista. La novela, espero, no se te hará insoportable.

[email_link]

Sobre el Autor

Julio

La idea de este blog nació de la pasión por escribir y compartir con otros mis ideas. Me interesa la escritura creativa y la literatura en general, pero también la web 2.0, la educación, la sexualidad... Mi intención, en definitiva, es dar rienda suelta a mis pasiones y conocer las de otros; las tuyas. ¡Un saludo!

6 Comentarios

Deja un Comentario
  • Para mí también significa mucho esta obra… tras largos años de haberla leído, me doy cuenta de cuan profunda está en mí, pues me inspiró un poemario que sin tener que ver con la novela, tiene -no obstante- mucho que ver… Por eso lo llamé «Insoportable Levedad»… porque estoy de acuerdo con Milan en que es la levedad la que mata…. o al menos, la que quita las ganas de vivir…
    Excelente trabajo!!!
    gracias por compartirlo…

    • Es que yo la leí el año pasado de nuevo, la habré releido tres o cuatro veces en mi vida, al final acabé comprándomelo, me sucede lo mismo que con Hamlet, todos los años les echo una revisión a los textos y de verdad que alucino, todo lo que «toca» Kundera en su obra y los capítulos breves, el Kitsch, la historia de los amantes…

      Y sí, tengo un relato por ahí en el que meto la frase «la levedad de su mano me resultó insoportable» jaja, debe ser eso que dicen de la angustia de las influencias… Un abrazo y gracias por el comentario!! 😀

  • Y bueno, que te digo yo? esa novela y la obra de Kundera en general me han marcado. Por ello mi blog se llama la insoportable levedad del ser, y digo que soy nihilista

    Muchos besos

    • @Tania: Ya, esto es como todo; a mucha gente le gusta, pero también conozco quien no puede con ella. Por cierto, tiene una colección de relatos breves, que seguro que has leído, inteligente y maravillosa. ¡Un besote! 😀

  • A día de hoy creo que sí está sobrevalorado este libro. Entre otras cosas, porque Kundera no acabó de entender del todo el mito del Eterno Retorno como tal…

    • ¡Hola! Pues no sé si entiende en profundiad la filosofía Nietzscheana, pero sí que estoy en desacuerdo en cuanto a que está sobrevalorado. Es canónico, a mi entender. No es Dickens, Kafka o Rilke, pero es un pedazo de novela y ha resistido el paso del tiempo, que ha sido bien poco. Dentro de cien años hasta Kafka será malo, al tiempo. Un abrazo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright ©  La ciudad creativa