Redes sociales y los clubs contra todo

Nadie va a poner en solfa las redes sociales, aunque se podría. Como todo artificio, las redes sociales poseen virtudes y defectos. La capacidad de crear intereses comunes, afinidades entre personas que forman parte de un colectivo, es una herramienta poderosa y capaz de movilizar conceptos éticos y morales en nuestra sociedad, aunque sea en microniveles.

Sin embargo, las campañas contra la ley Sinde o las solidarias (contra la pederastia, violencia de género, Haití, etc.) han cruzado el espejo y han tenido un seguimiento por parte de los medios analógicos -el papel que se supone que desaparecerá-, que informa de los acontecimientos digitales -lo que prevalecerá-.

En un artículo reciente, el escritor Eduardo Jordá daba una visión crítica sobre Miguel Delibes y la vigencia de su obra, en cuanto a que el paisaje y los personajes que había representado en su obra son anacrónicos en un lector de hoy día. Puedes leer el texto aquí: http://www.diariodemallorca.es/opinion/2010/03/13/mundo-extincion/552866.html.

Este texto produjo la creación de un grupo en Facebook denominado “Todos contra el artículo de Eduardo Jordá sobre Miguel Delibes y Valladolid”. En su artículo deja caer frases como «¿Hay una ciudad más triste que Valladolid?» o «Valladolid no es esa clase de sitio en el que uno desearía nacer», por señalar dos que incluyen explícitamente características negativas de la ciudad.

¿Es suficiente que un escritor de una opinión crítica y personal sobre un escritor para que un grupo de personas creen un grupo en que lo señalen como el anticristo? Las redes sociales llevan a este tipo de incongruencias, e igual que podemos ver un grupo de fans de las enchiladas de un restaurante añejo de una esquina de México D.F. encontramos otro que denuncia la pederastia en la Iglesia Católica.

Nada que decir al respecto, aunque es comprensible que un católico encuentre disparatado enjuiciar a toda la Iglesia por los dos o viente garbanzos negros que haya en ella, o por su falta de claridad y depuración en este tema tan peliagudo. Pero que cualquiera pueda, con un argumento arbitrario, crear grupos de presión, censura, rechazo, o incluso que pueda generar odio o violencia, hay que meditarlo seriamente.

No sea que vayamos a despertarnos un día y las redes sociales, que parecían un lugar de encuentro y debate, se conviertan en el Gran Hermano. Apocalíptico, el artículo. No: sólo echo la vista atrás a la historia del hombre en la tierra y me pongo la venda antes que la herida: porque me conozco al personal.

[email_link]

Sobre el Autor

Julio

La idea de este blog nació de la pasión por escribir y compartir con otros mis ideas. Me interesa la escritura creativa y la literatura en general, pero también la web 2.0, la educación, la sexualidad... Mi intención, en definitiva, es dar rienda suelta a mis pasiones y conocer las de otros; las tuyas. ¡Un saludo!

8 Comentarios

Deja un Comentario
  • Mira Julio, hay mucha soledad y despreocupación en el mundo, alguien se propuso hacer de nosotros un gran rebaño y a fé que lo estan consiguiendo, pero esta oveja bala perdida por el mundo.
    Y sabes lo que opino sobre las redes sociales.
    ¿De que sirven un millón de amigos sino los conoces?
    ¿Cuantos psicópatas estaran entre ellos?
    ¿Cuantos pedofilos?
    ¿Cuantos hdp?
    Cuantos y cuantos…
    No sé sigo prefiriendo entablar conversación con el vecino de la barra del bar, que le veo los ojos…si tengo que conversar con un extraño, prefiero tenerlo de frente, para saber a que exponerme.
    Feliz Pascua!
    Un abrazo ficticio 😉

    • @EURICE: Pues mira, tanto tú como Roberto Soto tienen más o menos la misma idea, y estoy convencido que muchos otros. La costumbre es muy difícil de erradicar. ¡Yo también soy el gran rebaño! Qué mal, me quiero dar de baja de ese club. ¡Un abrazo! 😀

  • Julio pues yo – aunque también me dí de baja en Facebook – soy de los que piensa que la libertad de expresión es un derecho irrenunciable sea en una Red Social o en la gaceta del instituto. Si alguien se siente ofendido, amenazado…tiene a la justicia para denunciarlo.
    En cuanto a lo de tenernos como a las criaturas de Orwel, creo que ya estábamos asi antes de FB….controladitos.
    Muy buen blog Julio, felicidades. Me hacen reflexionar tus artículos y éso es de agradecer.

    • @Roberto: Pues mira, a ver si se extiende el virus y nos sigue más gente, sería una buena forma de expresar unas cuantas cosas. Gracias, también, por pasarte a leer estos artículos, y dar tu opinión. Me pasé por tu bitácora ¿tienes cuenta en Twitter para seguirte? Si es así déjamela en un comentario en el correo. Y si tampoco en Twitter pues ya vamos visitando tu bitácora de vez en cuando para ver qué publicas. ¡Un abrazo! 😀

  • Las redes sociales, por sí mismas, no son nada. Son lo que construyen sus usuarios. Se pueden achacar cuantos pecados y males se deseen a las redes sociales, a cualqueira de ellas, y estarás en lo cierto porque sólo son el reflejo del conjunto, más o menos millonario, de personas que lo usan.

    • @Ángel: Sí, comparto tu comentario, pero en algún momento habrá que articular un sistema para que se genere calidad de contenidos e iniciativas positivas, al menos idealizando el tema: pero como la red está compuesta de personas entiendo que suceda lo mismo que en la vida real. Pero me preocupa el comportamiento ético en la red. Leo cosas que no me gustan y percibo que tiene muchas posibilidades sin explorar. Me he ido por otro lado pero no sé por qué. Un abrazo. 😀

  • Yo creo que la red, lo que hace, es «maximizar» lo que ya sucede en la vida real. Además, amparados en el anonimato, muchos se «permiten» más que en «off-line».

    Una red social con contenidos de calidad sólo es posible en sistemas filtrados, donde la participación deba cumplir unas determinadas reglas.

    Pero también están los que critican esto. Yo creo que la red es lo suficientemente «ancha» como para que ambos métodos coexistan y el usuario, a título individual, escoga libremente dónde quiere participar.

  • Querido Julio, sin pretender ahondar en la discusión sobre la viabilidad o no de las redes sociales. Han venido a revolucionar la comunicación y el acceso a la información.

    Por desgracia en la sociedad hay de todo: gente con las neuronas ordenadas y gente inviable socialmente que tiene acceso al FB, Twitter, etc.

    Son los riesgos de que las tecnologías sean cada vez más accesibles para todos, se que suena elitista, pero es así.
    Besillos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright ©  La ciudad creativa