Dire Straits: Brothers in Arms

Con Brothers in Arms, Dire Straits consigue entrar en un privilegiado club cuyos álbumes han supuesto hitos en la historia del pop/rock. Considerado uno de los diez mejores álbumes de todos los tiempos, Brothers in arms conjunta las mejores virtudes del grupo junto a la evolución estilística (instrumental) y de letras de un Mark Knopfler maduro.

Podríamos contar miles de anécdotas relacionadas con los singles de éxitos, uno tras otro, que hicieron furor en todo el mundo. Prácticamente, cada pista del disco fue un número uno en todo el mundo, llegando a convivir algunos durante un tiempo, como Money for Nothing o Walk of Life. Pero lo realmente importante es que el álbum, con unas letras nada dispares, lanzado en plena época de Reagan, Gorbachov y la guerra fría y con el telón de fondo de la Guerra de las Malvinas, supone la cuadratura del círculo, el álbum que cierra una época gloriosa para un grupo que llegó a ser mastodóntico. En tan solo cinco albumes de estudio, se fija, para siempre, una leyenda de la música popular. Puro Dire Straits. Veamos los cortes del disco.


So far away, la primera canción, es una balada donde se resume la esencia del grupo. Cadencia, voz pausada, medio tempo, perfecta sincronía entre una banda madura, con la incorporación de otro teclista (Hal Lindes, que ya acompañaría a Mark en sus proyectos en solitario) y el virtuoso del jazz Michael Brecker.

Money for nothing, el segundo corte, ha sido el emblema de la banda. La canción, mucho más que Sultans of swing, consiguió sonar en todas partes y aún hoy, muchos seguidores identifican más este himno knopfleriano a la MTV y a los guitarristas de éxito (Mark Knopfler se ha vuelto aún más irónico) con la banda, pues consiguió agregar seguidores que desconocían su trayectoria anterior. El tema tiene un inicio de guitarra tan reconocible como el She loves you de los Beatles; si suena Money for nothing, son los Dire Straits. La canción marcó tanto al grupo que su siguiente álbum, un recopilatorio, se llamó también Money for nothing.

Walk of life fue otro de los grandes éxitos de la banda. La canción trae reminiscencias del country norteamericano, donde Mark se encuentra a sus anchas, y tiene un estribillo pegadizo y una letra sugerente: el músico del metro, Be-Bop-a-Lula, Elvis, etc. La música como medio de vida, el amor a los ídolos anteriores.

Your latest trick es, probablemente, una de las mejores canciones de la historia del grupo, posiblemente competidora de Romeo&Juliet o piezas como el propio Money… El saxo de Brecker se suelda maravillosamente en la melodía, dibujando la ciudad que Mark nos canta con la voz del susurro; los mendigos del Bowery, las sirenas y las putas, mientras, al final, parecería que querríamos seguir escuchando a ese saxo durante horas y horas…

Why Worry fue una canción con la que iniciaron muchos de sus conciertos de aquella gira del año 1985, aunque la preferida era Ride across the river. La balada dulce y lenta, con una guitarra, casi un unplugged, seduce por su calidez, su filosofía zen, «si todo ha sido así siempre, porqué lloras ahora». Una preciosa balada con una total compentración entre la voz y la guitarra.

Ride across the river es una de mis favoritas del álbum, mucho más que la anterior y que marca un contrapunto entre las anteriores y el resto del álbum. Hermana directamente con la última, Brothers in Arms, y comienza con un sonido de marimbas, trasportándonos a la selva y a la guerra. La carrera a través del río para llegar al otro lado. Fue una canción que daba una idea de que, en un futuro álbum, los Straits probarían la fusión en su próximo disco, de nuevo una canción que, como Telegraph Road antes, anunciaba un cambio evolutivo que, en este caso, no sucedió (al menos como vanguardia, puesto que los Straits volvieron a las raíces norteamericanas, el blues, el country con On every street).

The man’s too strong es una canción que habla de los torturadores y de los torturados, de los confesores y los confesados, del hombre demasiado fuerte y del hombre demasiado grande. Un corte que deja claro que Mark Knopfler se ha convertido en un hombre comprometido, que huye de los estereotipos fáciles y de las letras cómodas. Este álbum, más conceptual aún que Love over gold, supone una constatación de todo lo contrario de lo que se le suele acusar a los Straits: del dinero fácil, del lucro, de empresa multinacional.

One world es, desde alguna lejana galaxia, Lady writer, es decir, la televisión, el rock puro y duro, es Solid rock, una canción alejada del resto del álbum, como una piedra en medio de una cazuela de lentejas, canción rotunda, con un riff de guitarra cadencioso y rotundo, quizás queriendo asemejarse al rock británico más glamouroso y satánico de los Rolling Stones; pero los Straits son más dulces y la canción queda en una letanía algo descolocada para el sentido del álbum, tal vez emparentada, esta vez en una galaxia cercana, con Walk of life: «no tengo antítodos para el blues».

Brothers in arms supone la culminación, la joya de la corona, la mezcla de música tradicional (ese comienzo de anuncio de tormenta, que recuerda a la canción del mismo nombre The mist covered mountains de la BSO de la película Local Hero) con el alegato anti-bélico, en plena guerra fría, en plena era Reagan y de Rockys y Rambos. Brothers supone la culminación de una trayectoria, con una guitarra y una voz majestuosa, revelandolo todo mientras insinúa al tiempo dolor, comprensión, lucha, perplejidad, nosotros, todos, los hermanos en armas. Un cierre de lujo para, a mi gusto, la época dorada de los straits. El órgano alcanza dimensiones bellas, crea senderos donde la guitarra puede quejarse y marcar, con el estilo inconfundible de Mark Knopfler, emociones perdurables.

Nada más que añadir a uno de los mejores álbumes de la historia del rock, y para muchos entendidos el mejor álbum de la factoría Dire Stratis. Solo una última cosa: si no lo has escuchado aún, estás a tiempo. Veintitrés años después, como los buenos vinos, el álbum, rebozado en el tiempo, mejora.

  1. «So Far Away» – 5:12
  2. «Money for Nothing» (Knopfler, Sting) – 8:26
  3. «Walk of Life» – 4:12
  4. «Your Latest Trick» – 6:33
  5. «Why Worry» – 8:31
  6. «Ride Across the River» – 6:58
  7. «The Man’s Too Strong» – 4:40
  8. «One World» – 3:40
  9. «Brothers in Arms» – 6:59

[email_link]

Sobre el Autor

Julio

La idea de este blog nació de la pasión por escribir y compartir con otros mis ideas. Me interesa la escritura creativa y la literatura en general, pero también la web 2.0, la educación, la sexualidad... Mi intención, en definitiva, es dar rienda suelta a mis pasiones y conocer las de otros; las tuyas. ¡Un saludo!

3 Comentarios

Deja un Comentario
  • Completamente de acuerdo. No hay ningun algum de ninguna banda que me ponga la piel de gallina como Brothers In Arms, todos sus temas me emocionan, en especial el que lleva el nombre del album.
    Mark Knopfler es Dios.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright ©  La ciudad creativa