Cómo desquiciarse preparando un manuscrito

manuscritosYoga, zen, respiración, flores de Bach, aromaterapia (pachuli), infusiones de Tila+Valeriana+Espino Blanco, horas de piscina y bicicleta; unas cuantas amenazas al corrector del Word (‘are you talking to me? ARE YOU TALKING TO ME?!’), consultas gramaticales al diccionario RAE online, correcciones de última hora -sintaxis, puntuación que me rompe el ritmo del párrafo, cambios léxicos, etc.-, y aún no acabo de completar mi primer manuscrito de relatos para entregarlo a varias editoriales. ¿En qué estaba pensando el día que me lo tomé en serio? ¿Cómo me da tiempo para tantas cosas? ¿Qué día es hoy? Me llamo Rip Van Winkle 😀

Lo primero que pensé es, una vez decidido que tengo moral para que me den caña y que hay que ir a por ellos -las editoriales me generan una especie de amor/odio-: ¿qué relatos selecciono? ¿Los agrupo por temáticas? Esto te lleva a una pregunta aún más interesante:

¿Tengo temáticas? 😀

Soy consciente de que tengo unos relatos más «redondos» que otros, porque me gustan más o porque considero que son más «profesionales» o «editables», pero mi primera iniciativa era sacar a la luz (si la constelación de Capricornio se une a la de Virgo y de ahí sale un Ornitogallo) los relatos más antiguos -excluyendo los eróticos, por ejemplo- y añadiendo alguno más reciente para darle «empaque» al tema. El objetivo, también, era un poco hacer «limpieza» y decirme: ahora continuo escribiendo con la sensación de haber quemado una etapa. Soy un iluso pero en contrapartida conozco bien la anatomía femenina y el sexo oral se me da muy bien. ¿Interesada? Más información en el Twitter 8) 😀

El Manuscrito A (que imprimí con la ilusión de que era el definitivo, qué lindo soy O:) ) tenía 11 relatos. Algo pasó entre medias, porque el resultado final :emotion: (¿llegaré a ver ese momento?) es el Manuscrito B, con 12 y otro título para la colección, y sustituyendo algún relato que ocupaba un par de folios por otros de doce o catorce hojas.

¿Qué sucedió exactamente entre medias que me obligó a cambiar? Pues todo esto:

  1. Di el primer manuscrito (el A) a leer a gente de confianza que me pudiera decir en la cara el bodrio de relato que se acababa de leer.
  2. No esperar que una amiga que sea fan de la saga de Sexo en Nueva York diga que mi relato (¡MI relato!) más metafísico lo ha entendido sin problemas. Hay tantos tipos de lecturas como lectores.
  3. Si tienes que explicarle más de la mitad del argumento para que tu amigo lo entienda, pueden suceder dos cosas:
    a) le falta trabajo al relato (99,9%)
    b) lee el punto 2. El punto 2 no vale como excusa continuada -«soy el mejor», «estos no tienen ni p… idea», etc.-.
  4. Esos primeros relatos, aún revisados, son de hace varios años y no tienen la consistencia ni reflejan el estado actual de mi escritura (noto una evolución, ¡es cierto, se evoluciona!), pero lo que narran lo encuentro interesante. Hay alguno que es demasiado cándido, y cuando se lee el manuscrito de un tirón se aprecia aún más. Cuando pregunté cuáles parecieron más flojos, sin dudarlo me señalaron, en el 99% de las veces, los primeros. Y yo los miré así: X(
  5. Me sugirieron algunos cambios en cómo intercalar los relatos para no tener -como había ideado al principio- todos los microrrelatos (uno o dos folios) al principio y el resto (diez o más) al final. Al final los he ordenado como me ha parecido, atendiendo a las temáticas y el ritmo de cada relato.

¡Y me acabo de dar cuenta de que me faltó añadir dos posibles candidatos al Manuscrito B! ¿Los incorporo? ¿Sustituyo unos por otros? ¿Cambio el orden? No me cabe más Valeriana+Espino Blanco+Tila en el estómago, así que se joden -los relatos, las editoriales, Bill Gates y los MacBook-. A fin de cuentas, en una colección se evidencia el estilo y la temática de los relatos, no debe ser tan importante si uno u otro en concreto lo incluyo en la selección. Tengo razón o tengo razón, ¡are you talking to me? ARE YOU TALKING TO ME?! X( 😀

Proceso de creación de un manuscrito
Primera elección e impresión + encuadernado con anillas (78 páginas) 5,20€
Segunda elección e impresión + encuadernado con anillas (94 páginas) 6,70€
Hojas sueltas corregidas y re-ensambladas (que, supuestamente, YA habían sido corregidas X( ) 1,80€
Total 12,70 €

Los disgustos que me estoy llevando no tienen precio 😀 . ¿Y si plagio y me dejo de molongas, al estilo Lucía Etxebarria? ¡Sufro mucho! :emotion: 😀

Cuestiones pendientes:

  1. ¿Para cuándo tendré listo de-fi-ni-ti-va-men-te el manuscrito B -he dicho que NO voy a volver a revisarlo-?
  2. ¿Hay oculto un manuscrito C bajo el B?
  3. ¿Hay oculto un D bajo el E?
  4. ¿Tendré uñas para reventarme los granos del culo si tengo que esperar, como me comentaron en una editorial, hasta nueve meses para darme una respuesta? ¿Venderá Ikea «reventadores de granos purulentos»? 😀
  5. Si después de todo esto me dicen que NO, ¿les dedico un artículo poniendo a parir a los últimos autores que han editado? ¡Síiiiiiiiiiiiiiiiiiiii! 😀 😀 😀
  6. ¿Me sucederá como a un amigo que, en su cara, le arrojaron el manuscrito a la basura?
  7. ¿Tendré un amigo que conoce a un amigo que dice conocer un tipo que se dedica a editar y me haría un favor? 😀
  8. ¿Hay vida más allá de la autopublicación? 😀

[email_link]

Sobre el Autor

Julio

La idea de este blog nació de la pasión por escribir y compartir con otros mis ideas. Me interesa la escritura creativa y la literatura en general, pero también la web 2.0, la educación, la sexualidad... Mi intención, en definitiva, es dar rienda suelta a mis pasiones y conocer las de otros; las tuyas. ¡Un saludo!

4 Comentarios

Deja un Comentario
  • otra cosa .como veo que estas puesto en el tema ,a ver si me puedes recomendar alguna editorial ,para jovenes escritores famelicos ineditos .

    seria genial.

    thank you ,grazie , merçi . :clown:

    • Pues en Canarias conozco: Baile del Sol, Anroart, Idea, Benchomo y Artemisa -por lo menos, hasta hace poco estaban todas en activo, si no me equivoco-.

      ¡Mucha suerte!

      😀

  • Jajaja, angelito, al fin te has decidido a dar el paso. A mí aún me queda muuucho, 2 o 3 años al ritmo que voy, para meterme en romerías editoriales. Seguiré con los concursos, que no exigen tanto, o esperaré a que se extiendan de una vez los puñeteros lectores de e-books para solicitar «donativos a la autora» vía Paypal por cada mobipocket descargado. Ya pueden los editores ir reconvirtiéndose en empresas de publicidad y librerías on-line, que poco más podrán hacer de valor añadido. La autoedición e IBD de momento parece que sólo sirve para cambiar la pasta de portería, siguen generando la misma dependencia de intermediarios que los otros.

    Mientras tanto sigo esperando, porque yo lo valgo, que algún día arribe a mi blog un editor y diga «el mundo tiene que conocerte» :p

    A ver si tienes suerte y no acabas comiéndote los muñones con la espera…

    Oyes, lo del manuscrito a la basura lo tienes que explicar con más detalle. Vamos, me hacen eso y acabo en la sección de sucesos editor muere empalado con una fregona X(

    • 😀
      Uno de los factores más interesantes es el informe de lectura que realizan sobre tu manuscrito. Voy a pedir a cada editorial ese informe, si es posible, o al menos convencer a quien sea de que me lo diga «en toda la face» 😀

      Otro, que te pones las pilas con tus textos. Hay una presión sana y una motivación y no es simplemente «venga, voy a escribir una hermosa historia de un abuelo y su nieta donde a ella le pegan palizas y el abuelo tiene el deseo de regalarle el negocio y al final la estrangula».

      No veo a nadie leyendo, y digo NADIE, libros por la noche con el móvil o la PDA, pero si cuela, vaticino que las ópticas se iban a forrar. Una cosa son los libros digitales -¿no ibas a regalarme uno?- y otra el extrem-geekismo 😀

      Breve historia de cómo un editor te menosprecia y humilla «en toda la face»:

      1) Vas con 19 años a una editorial
      2) Entregas un manuscrito y te dicen de volver al cabo de un tiempo.
      3) Pasan los días y vas a preguntar qué tal.
      4) Vas al despacho del editor
      5) Le mira y le dice: ¿Tú que edad tienes? Él: 19
      6) El editor coge el manuscrito y lo arroja a la papelera delante de él
      7) El chaval no dice nada, se da la vuelta y se va

      Me imagino al editor contando la anécdota y diciendo «le hice un favor». ¿Y si lo traumas, so animal?

      Recuerdo bien que le pregunté: ¿Y qué le dijistes cuando te hizo eso? «Nada, imagínate que momento, me di la vuelta y pasé del tio». 👿

      ¿Mola o no mola? 😀 Y no inventes con lo de empalado de fregona, que tu postre favorito son los huesos de santo 😀

      Ahora, ¿yo? Vamos, en «cero coma» le hago una live performance de lo que significa «en toda la face» 😀

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright ©  La ciudad creativa