La vanidad es mi pecado favorito

SWEET BIRD OF YOUTH 1SH¿La vanidad? Esa arpía que se esconde tan bien y que casa con los sentimientos negativos como un imán atrae un clavo,  tiene la particularidad de que se disfraza con más profesionalidad que Mortadelo, de tal forma que es complicado afirmar cuándo hay vanidad y cuando no.

Por ejemplo, en Kurioso’s Web, he leído un artículo con mucha incidencia de lectores llamado La cocina de los blogs. En ella, podemos ver a varios blogueros anónimos… quiero decir, a varios blogueros reconocidos en la blogosfera -qué palabreja más peyorativa, habrá que inventar otra, no entiendo que la red sea esférica- para que podamos ver dónde trabajan.

Entre los elegidos, Fogonazos, Mangas Verdes, Loogic, Abadía Digital, Ricardo Galli, Microsiervos, etc. Vamos, todos gente anónima. No me suena ninguno. 😀

Como hay fans de Mark Knopfler, o de Mafalda, los habrá de blogueros. A ellos les podrá ser super interesante ver dónde escriben -digo yo que será en un ordenador, ya sea portátil, pc, o definiendo un poco, un Mac-.

Como vi la noticia en Mangas Verdes, entré allí y solté lo que pensaba: que era una acto de vanidad. Con mucho respeto, claro.

Pues de empanada mental pasé a rácano envidioso -pero no troll, de momento, que me acabo de enterar de lo  que es-. Aguanté estoicamente. Claro que entiendo que en blog ajeno, como en casa ajena, uno se mantiene en una cierta posición de debate de ideas y no entra en la desclasificación, aunque hay que reconocer que Kurioso’s estuvo elegante luego conmigo.

Pero en mi blog, digo lo que me salga de los cojones. Los cojones es eso que tengo en las axilas y que García Márquez llamaba golondrinos. A mí me gusta más cojones, como homenaje al fenómeno mundial de la deslocalización.

A fin de cuentas, no nos pondremos de acuerdo. Me dicen en Mangas Verdes que:

Sin acritud, claro, creo que tienes cierta empanada mental y das palos al aire intentando justificar un argumento ridículo. La única ‘élite’ que hay en esto de los blogs es la que deciden los lectores. Luego, cada cual, es libre de referenciar o no referenciar lo que le venga en gana.

Dentro de una misma sociedad pueden existir distintas élites, dependiendo de los intereses particulares de cada una de ellas. La existencia de estas élites en plural se relaciona con la creciente diferenciación de la sociedad. En la medida que distintos campos sociales se van haciendo cada vez más autónomos (arte, economía, ciencia, política, etc.), van emergiendo élites sectoriales que defienden sus propios puntos de vista. Desde este ángulo, uno de los problemas centrales de las sociedades modernas es la integración horizontal, es decir, el mantenimiento de relaciones medianamente armónicas entre distintas élites sectoriales. Por otra parte, también presentan el desafío de la integración vertical, esto es, el establecimiento de un contacto fluido con el común de la población.

Elite, definición en Wikipedia.

Si lo único que cuenta es a quiénes siguen los lectores, no es un argumento que rebata al mío, que es el que: existen las élites. Estoy convencido que M. Almeida es consciente de que lo es. Si no, se puede leer su última entrevista en Luz de Gas en su blog: si te llaman para no se cuántos actos y entrevistas anuales, digo yo que será por algo. ¡Pero si yo no digo que no se lo merezca, hombre! Yo hablo de otra cosa, la gente tiende a verlo como ataques personales. No, no. No es ataque personal. Ni me molesta que cada uno referencie a quien le de la gana. A mí en qué me afecta: mañana seguiré siendo pobre.

Tener un blog es una forma de ganarse la vida, y es lógico que quien llegó antes y entendió cómo hacerlo, no va a dejar de ganar dinero con un blog o todo lo que rodea a estos: foros, entrevistas, etc. Cada uno en su casa y Marx en la de todos.

Sin embargo, siempre he pensado, y llevo en esto del blog menos de un año, que si entendemos la élite como aquellos que son los más seguidos, tenemos entonces una perspectiva pobre, y que hay ciertos aspectos que parecen acercarse, en términos futbolísticos, al bloguero-galáctico.

A mí me hubiera resultado más interesante un ejercicio de mayéutica con Mangas Verdes y Kurioso’s, analizando objetivamente el concepto de élite, si ellos lo son, si se sienten, si no, si es una etiqueta ajena, si entienden su relevancia social en este aspecto, que ponerme a debatir sobre un artículo de unos blogueros con el escritorio donde escriben.

Y, como dije en mi último comentario:

Así que una cosa es que tú hagas lo que quieras y otra bien distinta estar sujeto a la crítica. Si tienes una relevancia estadística y eso te da directamente una pertenencia a una élite, estás expuesto a que todo lo que hagas sea bien visto o no. Y a mí me parece un pecado de vanidad, al igual que puede serlo la portavoz del PP que, dada su relevancia social -la élite- aparece en El Mundo en un reportaje sexy. Si no fuera portavoz del PP nadie vería las fotos; y por eso mismo está sujeta a crítica, y forma parte de su cargo y su relevancia. En una política me resulta vanidoso el gesto; en un blog, si lo hubieras hecho con gente anónima en plan “envíame tu foto con tu escritorio donde trabajas en tu blog”, genial; escogiendo a los líderes, te critico. Yo también estoy abierto a la crítica y vaya si me han dado caña en mi blog. Se asume como parte del proceso de opinar.

No es mi primer artículo sobre el tema, ni será el último. Me divierte, por una parte, y por otra me enoja. No es obsesión, ni envidia -tengo 15 suscriptores y no veo en un futuro cercano que vaya a tener muchos más,  no lo diré demasiado alto no sea que se me dé de baja alguno 😀 -. Atacar por el lado de la envidia… Bueno, vale, me encantaría tener 10.000 suscriptores. Pero porqué iba a «atacar» a los blogueros-élite. Ataco al sistema en general, no a nadie en particular. Greenpeace tiene envidia porque «ataca» a Exxon o las centrales nucleares o qué. Greenpeace cree en algo y actúa, simplemente.


Me enoja porque los blogs se han convertido, de nuevo, en un reflejo de la sociedad. ¿Y qué esperabas? , me dices. Chico/a, no decían que era un mundo libre ajeno a las estructuras sociales tradicionales. Que había libertad, más igualdad, y menos gilipolleces.

Pues no. Más de lo mismo. ¿No querías sopa, Mafalda? Pues dos tazas. Por cierto, como dije en mi comentario, tengo votado al blog de Kurioso’s  en los premios 20blogs, y me parece que Mangas Verdes hace un trabajo de calidad e interesante, aunque no siempre comparta todo, como es lógico y sano. Y más me da orgullo que sea un blog de un canario, qué quieres.

Concluyo con este comentario en Alt1040 de Fernando Polo, de Abladías:

«Sí, hay una élite.
Y sí, esa élite se linka endogámicamente una y otra vez. Y otros aspirantes hacen lo mismo.

Y esta élite tiene casi exclusivamente que ver con con la cantidad de tiempo que llevan en la blogocosa. Y es así, porque Google y los agregadores RSS lo favorecen. Y la única forma de desbancarla es tender a un modelo diferente del actual en nociones de acceso a contenidos.«

Lo dijo en 2005, pero qué lento pasa el tiempo ¿Podemos hacer un internet más justo o equilibrado? ¿Son inevitables las élites? ¿O me pierdo en un debate del que los árboles no me dejan ver el bosque? Uno siempre está a tiempo de aprender y rectificar. Quí lo sá.

La vanidad es, definitivamente, mi pecado favorito.

Al Pacino en Pactar con el diablo

[email_link]

Sobre el Autor

Julio

La idea de este blog nació de la pasión por escribir y compartir con otros mis ideas. Me interesa la escritura creativa y la literatura en general, pero también la web 2.0, la educación, la sexualidad... Mi intención, en definitiva, es dar rienda suelta a mis pasiones y conocer las de otros; las tuyas. ¡Un saludo!

7 Comentarios

Deja un Comentario
  • Siempre han existido líderes de opinión, desde las sociedades más rudimentarias. Sin embargo, con los medios de comunicación convencionales se hablaba de una hipotética tendencia hacia un pensamiento único. Por lo menos ahora con Internet tenemos la oportunidad de expresarnos libremente y que alguien nos escuche, por pocos que sean al comienzo. Antes, era casi imposible transmitir tu mensaje, como no fuera a las personas de tu entorno más directo. En la actualidad logramos incluso traspasar enormes barreras geográficas.

    Una perspectiva muy interesante la de tu artículo. Enhorabuena. Al fin y al cabo lo enriquecedor es debatir diferentes maneras de entender una misma realidad.

    Saludos.

    • ¡Hola Ibiza! Gracias por tu comentario y por tu voto, siempre he creído, como tú, que la multiplicidad de puntos de vista enriquece.

      Buen apunte: los líderes de opinión han existido siempre.

      ¡Un abrazo! 😀

  • Lo mejor (ergo lo peor) que dices es eso de que se ha pervertido la naturaleza original de la web 2.0, de la utopía de la blogosfera, de nuevo orden mundial, horizontal, transversal, dejándose atrapar por las mismas lacras que destruyeron el mundo real.

    Ahí se les has dado !)

    • ¿Te ocurre que relees un artículo y no te gusta? Me disperso y hasta he estado contenido, pero como en otros he sido más, digamos, vehemente, no quería un combate cuerpo a cuerpo sino mantenerme en el campo de los argumentos. Aunque el cuerpo me lo pedía. 😀

      Me siento un Mr Natural -adoro a Crumb- pero en canario, efervesciendo las masas blogueras porque la revolución es inminente. Vamos a cambiarlo todo, pero no como decía el Gatopardo, que era para que siguiera todo igual.

      Vamos a cambiarlo todo un poco para que el gran sistema cambie; ya sabemos que en los otros niveles de redes, cada cual sigue a quien le apetece, ajeno en realidad a esos pretendidos líderes con los que nadie se siente representado. La estadística no es el poder: son las ideas.

      Yo tendría que haberme dedicado a la política o la abogacía o montar una ONG. 😀

      ¡Un saludo y gracias por la visita y los comentarios!

  • No me recordaba diciendo eso, pero creo que sigue siendo verdad. Aunque del 2005 aquí, algunos blogs han entrado y otros han salido.
    Lo bueno es que esta élite, a diferencia de las de otros estamentos sociales, es mucho menos influyente y puede ser obviada (no como la élite política y otras, que no pueden serlo). Así que tampoco tiene mucha importancia, y se la puede dejar vivir tranquila en su ilusión de relevancia.
    .-= Último artículo del blog de Fernando Polo… Y el ganador es … =-.

    • Hola Fernando.

      Pues sí, mucho sentido común. Pero a mí me resulta divertido y luego hay un punto de rebeldía ante la tontería y la vanidad de esta gente. Me interesan otros temas pero al llegar al mundo de las bitácoras me encontré este panorama y me sorprendió el satus quo de mucha gente respecto a estos temas.

      Esa idea de dejarlos que mueran por su propia mordedura es maquiavélica. Me temo que eso no funciona casi nunca, ni siquiera en el mundo real.

      Mira Aznar que el pobre no da para más y de ex presidente tiene el ego tan subido que cualquier día se hace una bitácora y la arma. Ya me veo sus redes sociales con más de dos millones de seguidores. Una locura. Mejor no le contamos nada, por si acaso. 😀

      ¡Un saludo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright ©  La ciudad creativa