Y un futuro terror

mrnaturalTe pasas una vida buscando un sueño. Y un día caes en la cuenta que no se cumplirá. Que ese talento que sospechabas que tenía era una imagen falsa de la realidad. Que son demasiado pocos los que consiguen su meta.

Da igual el arte o actividad que desarrolles. Como yo trabajo mi escritura, me referiré a ella porque es el campo del que tengo más referencias. Pero piensa en tu propia pasión: para muchos, su trabajo lo es.

Durante un tiempo indeterminado trabajas para mejorar tu escritura; por lo general, no recuerdas el día en que empezastes -sabes que muy pronto y con muchos pajaritos en la cabeza-, pero sigues en ello.

¿Qué ocurre si el camino se tuerce? ¿Qué ocurre si, una ventosa tarde de mayo, llegas a la plena conciencia de que no tienes talento? Porque sabes reconocerlo, y puedes apostar que con unos cuantos párrafos sabes lo que puedes encontrar más adelante, la certeza se clava en lo hondo.

Me pregunto, además, porque no tengo respuestas, si habrá gente que, consciente de su carencia, siga adelante. Que su necesidad vital sea tan imperiosa que no pueda apartar la idea de ver publicados, algún día,  sus textos.

¿Acaso no debería uno cerrar capítulo? Siendo honestos, si hasta ese instante defendíamos la calidad artística, ¿de qué nos sirve el egoísmo de seguir adelante con una obra insuficiente?

El límite es el cielo, dice el poeta.

Pero si uno apenas puede despegar los pies del cielo, tal vez no deba auparse al último peldaño de la escalera con la falsa ilusión de estar más cerca de la luna.

¿Qué hacer en una situación como esa, da igual el talento que desees desarrollar en tu vida? Yo apagaría las luces del escritorio por un tiempo, hasta asumirlo. Retornaría a él: por las noches seguiría escribiendo con la excusa de que me es imposible parar.Y morirían las hojas en el mismo instante en que fueran creadas.

La posibilidad es tan aterradora que mi mente  la rechaza de plano. Al igual que uno rechaza morir en un accidente de tráfico o de un infarto. ¿Pero esas desgracias , te dirás, no le sucedían sólo a los demás?

Me pregunto que harías tú con el jarrón azul a tus pies, hecho añicos.

Ser y no saber nada, y ser sin rumbo cierto,
y el temor de haber sido y un futuro terror…

Lo fatal, Rubén Darío

[email_link]

Sobre el Autor

Julio

La idea de este blog nació de la pasión por escribir y compartir con otros mis ideas. Me interesa la escritura creativa y la literatura en general, pero también la web 2.0, la educación, la sexualidad... Mi intención, en definitiva, es dar rienda suelta a mis pasiones y conocer las de otros; las tuyas. ¡Un saludo!

7 Comentarios

Deja un Comentario
    • En primer lugar, gracias a tod@s por los comentarios y puntos de vista. Lo cierto es que no sé con cuál quedarme porque, sin falsa modestia, a todos les encuentro algo. Lo demostraré, por orden cronológico:

      @LovePretty: la visión optimista. Creo en esa visión: existe un punto de inflexión que todo lo cambia o transforma. Muy bueno.

      @emule: hay que seguir con aquello que nos gusta y en tu caso, además, ayuda.

      @Javier Castañón: el cuento ha quedado genial. Me quedo con tu última frase: no ser jueces tan severos de nosotros mismos. Tu comentario, no sé si te salió de un tirón, pero para enmarcar. Precioso.

      @yo misma: empezastes con Ícaro y luego acabastes dando ánimos. El comentario dice muchas cosas de tí, es evidente. Veo que tratarías de recomponer el jarrón. Tengo la impresión de que no es nada justo simplificar un comentario tan bueno como el tuyo en tan pocas frases, así que desde aquí animo a leerlo a quien no lo haya hecho aún.

      @pili «cuchillita»: perseguir los sueños; veo que estás convencida de que la vida es pasión. Me gusta esa idea.

      A tod@s, en general, quisiera decirles que mi artículo no refleja un estado mío actual, puesto que sigo escribiendo y preparo mi manuscrito, a ver qué pasa. Simplemente, me había tratado de poner en un lugar concreto, donde la fantasía de lograr una relevancia -¿acaso no lo desea un escultor, un poeta, un músico, un alfarero o un arquitecto?- se frustra porque, en un momento de lucidez, uno se da cuenta de que no tiene el talento necesario para alcanzarla.

      Y ahí estaba la clave de la cuestión, que veo que he explicado horriblemente. En mi tesis, que haya caído el jarrón no significa que no puedas seguir haciendo lo que te gusta: significa que eres consciente de las limitaciones y que tus sueños sobre tu arte no van a cumplirse jamás. Y en ese caso, ¿qué harías? Por ejemplo, @emule contó lo que haría, pero el resto más bien ha abogado por intentar superar el trance con ilusión y trabajo. Pero el asunto es que no tienes talento , en mi hipótesis, y el talento no se trabaja. Se tiene o no. No se recompone el talento.

      Pero lo que más me ha gustado, con diferencia, de los comentarios, es su espíritu: que muchos han pensado que tal vez piense esto actualmente, y me han dado muchos ánimos y salidas posibles ante esa probabilidad. En el fondo son unos idealistas con demasiado buen corazón, si es que no puede ser tanta buena gente por el mundo y uno acordándose siempre de lo malo.

      ¡Un beso! 😀

  • Como decia Picasso (o algo así, cito de memoria): La inspiración te debe de coger trabajando.

    Y esta también es buena: Mi obra es un 99% de transpiración y un 1% de inspiración.

    Un cuento corto que no recuerdo donde lo lei, pero que ilustra que la insistencia es la madre de todos los logros.
    —————————-
    La rana insistente

    Una vez hubo un grupo de ranas que viajaban por el bosque y, de repente, dos de ellas cayeron en un hoyo profundo. Todas las demás ranas se reunieron alrededor del hoyo. Cuando vieron cuan hondo era el hoyo, le dijeron a las dos ranas en el fondo que para efectos prácticos, se debían dar por muertas.

    Las dos ranas no hicieron caso a los comentarios de sus amigas y siguieron tratando de saltar fuera del hoyo con todas sus fuerzas. Las otras ranas seguían insistiendo que sus esfuerzos serían inútiles.

    Finalmente, una de las ranas puso atención a lo que las demás decían y se rindió. Ella se desplomó y murió. La otra rana continuó saltando tan fuerte como le era posible. Una vez más, la multitud de ranas le gritó que dejara de sufrir y simplemente se dispusiera a morir. Pero la rana saltó cada vez con más fuerza hasta que finalmente salió del hoyo.

    Cuando salió, las otras ranas le preguntaron:

    – ¿No escuchaste lo que te decíamos?

    La rana les explicó que era sorda. Ella pensó que las demás la estaban animando a esforzarse más a salir del hoyo.
    ——————————

    Por cierto. Seguramente Vincent van Gogh estaria de acuerdo con este post, incluso lo firmaria. Cuan equivocado estaba. 🙂 a mi parecer. Y recordar que en esta vida «Nada has tenido. Nunca estuviste.». No seamos jueces tan severos con nosotros mismos.
    .-= Último artículo del blog de Javier Castañón… El tiempo de una mil-billonésima de segundo · ELPAÍS.com =-.

  • El momento de lucidez llega como una punzada al corazón. Hay cosas que sabes.

    Disiento: el talento se tiene, y el poco o mucho que tengas lo puedes cultivar, pero hay gente sin talento que por mucho que trabaje podrá, como mucho, obtener un trabajo correcto. Un trabajo correcto está a demasiada profundida para ser tenido en cuenta. Es una pena pero el talento no se inventa o transforma. Es como tantas otras virtudes que se tienen o no. 😀

    Einstein lo suspendía todo en la escuela y con 26 -creo- publicó la Teoría General de la Relatividad. Hay quien lo aprueba todo en la escuela y no es capaz de entenderla.

    Lo que yo creo que confundes talento con esfuerzo porque hay una vieja idea que pulula en esta sociedad que es que con esfuerzo se llega lejos. Pero con talento se llega aún más. Si no, habría 10.000 Van Morrison, 20.000 Madonnas y 40.000 Rolling Stones. Pero hay una sola Madonna, un solo grupo llamado Rolling Stone, y un único León de Belfast.

    Gracias a ti por el comentario y el debate; me ha gustado situar las piezas en el tablero y a fin de cuentas no se trata de convencer a nadie. Habrá gente en tu postura y otra en la mía, y ambos tendrán razón.

    ¡Beso! 😀

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright ©  La ciudad creativa