Mística del mando a distancia

místico2, ca.

(Del lat. mystĭcus, y este del gr. μυστικός).

1. adj. Que incluye misterio o razón oculta.

Diccionario RAE.

Estaba media naranja tan ricamente en el sofá,  estirándose los gajos, viendo un programa que le requería toda su atención; y entonces viene medio limón,  cansado de navegar por su Facebook durante largo tiempo y, tras sentarse como si tal cosa, coge el mando de la televisión.

[Pensamientos Medio limón/Media naranja]

1 Pulso la opción de Guía, media naranja tiene los ojos como platos, pero a ver si ponen algo interesante.

1 Qué bonito ver mi programa mientras medio limón sube y baja en la guía multimedia sobreimpresionada, ¡esto sí que es alta definición! A ver si acaba ya…

2 Cuando encuentre un programa que me guste, cambio, ¡lógico!, total, lleva toda la tarde en el televisor, ¡hay que compartir!

2 ¿No estoy viendo un programa, no estaba en el portátil? ¿Soy invisible? Tiene que haberme visto porque medio limón está apoyado en mi hombro…

3 Hago un comentario a los diez segundos de cambiar a ver si así media naranja se anima a verlo conmigo.

3 ¿Esto es una cámara oculta? No pienso responder…

4 Como el comentario no suscita respuesta, pongo de nuevo la guía, total, tampoco hay nada que me guste demasiado, y dejo una serie que veo de vez en cuando.

4 A que no vuelvo al programa… «Mmm… estaba viendo otro programa, medio limón…»

5 «Vale, no hace falta que te pongas así media naranja…», le respondo, cambio a lo que estaba viendo pero acto seguido -> (Opción a: me levanto con enfado y le digo «¿tú has fregado hoy, que yo recogí?» o similar, y me voy a hacer mis cosas; Opción b: «¿es que no podemos compartir la tele los dos?, ¡egoísta!», y me voy igualmente.)

5 ¡Qué egoísta! Activo mi modo práctico quiero ver el final del programa: me da igual el enfado de medio limón, quiero ver el programa hasta el final… pero en aras de la convivencia compro mañana una tele pequeña para el dormitorio…

Al final media naranja y yo fuimos a terapia. El doctor nos hizo memorizar una coreografía muy extraña, basdada en una terapia cognitivo conductual, con unos gestos muy raros, que no habíamos escuchado jamás. Sin embargo, ¡funcionó de maravilla!, y es que… ¡nos llevamos tan bien ahora! Recomendamos a todos los limoncitos y naranjitas del mundo que prueben la terapia del doctor M.M. 😀

TERAPIA DEL DOCTOR M.M. (¡apta para todo tipo de frutas!)

Por supuesto, naranja y limón son una pareja de mujeres. O qué pensaban, que en esta bitácora sólo se habla de parejas heterosexuales burguesas. Pues no. 😀

[email_link]

Sobre el Autor

Julio

La idea de este blog nació de la pasión por escribir y compartir con otros mis ideas. Me interesa la escritura creativa y la literatura en general, pero también la web 2.0, la educación, la sexualidad... Mi intención, en definitiva, es dar rienda suelta a mis pasiones y conocer las de otros; las tuyas. ¡Un saludo!

15 Comentarios

Deja un Comentario
  • GENIAL!! Eres fantástico. He de confesar que yo también he picado. Pensaba en hombre -mujer. Me has pillado. Por eso siempre hay que ver más allá de todo.
    Gracias buen hombre!! 😀 😉 😀 🙂

    • ¡Gracias por lo de buen hombre! Me alegra que te guste la innovación. Esto de imaginarme dos mujeres y qué dirían la una a la otra me ha costado, no sé si puede darse ese diálogo, si es verosímil, pero intenté imaginármelo. Si no practico no mejoro. 😀

    • ¡Me alegro que te hayas reído! A eso iba yo, a que el sexo es una cosa menor, pero me cuadró lo de poner dos mujeres por el vídeo… Me quedaba la historia redonda. Claro que eso fue después de encontrar el vídeo. 😀

  • Querido Julio XD, genial. Ay ¡sentido del humor! últimamente necesito bastante de eso…bueno también necesito más horas de sueño 😉
    Por cierto genial esa post data de «parejas heterosexuales burguesas»

  • Curiosamente yo nunca pensé en el sexo de los cítricos protagonistas …más bien pensaba en que sabor tendría esa combinación si se les exprimía.
    Mucha vitamina C con sabor deliciosamente agridulce mmm… ya se me antojó !

    Saludos Julio y muchos besos agridulces *

  • Que divertidas! La verdad es que uno en automático piensa en la tradicional pareja mujer-hombre, pero claro, todo aquel que se embarque en una relación se enfrenta a situaciones como la que nos presentas, y eso es independientemente de su sexo.

    Un beso, Julio querido.

  • Ufff… pues a mi me ha costado ponerle un sexo determinado a la media naranja y al medio limón. Confieso que continuamente he pensado que se trataba de un hombre y una mujer, pero no lograba identificar quién era quién. Los papeles me parecían extrapolables a uno u otro, y sin saberlo he llegado a la conclusión que supongo querías mostrar, que una pareja son dos PERSONAS, sin más.
    Salut!

    • Comparto el comment 100%, darling. ¡Un besote!. Ah, me pienso eso de la muerte en versión latina. Tema denso, veremos si me encuentro algo de casualidad y me ilumina. Hay mucho iluminado en esta life. ¡Muá! 😀

    • ¿Qué es el M.E.V.? Si debería saberlo y no lo sé, no importa, lo asumo, jaja. Qué te iba a decir: no te creas que me he olvidado de lo de la muerte, me encanta el tema, pero para un momento así que tenga ganas de meterme en camisa de once varas, así que en cuanto vea algo que me inspire lo suelto. Tengo que meditar cómo lo enfoco. Besotes. 😀

      • Pensé que lo sabías porque en una de tus entradas escribiste esto: «¿Algo más divertido? El pastafarismo, o también religión del Monstruo de Espagueti Volador: Church of the Flying Spaghetti Monster». Quizá te despistaron nuestras siglas. 😉 .

        Ah, y no hay prisa por el tema pendiente, ya te digo que estaré atenta a las chispas de tu mechero para cuando tengas a bien iluminarnos.

        Salut!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright ©  La ciudad creativa