Apolorama te roba contenidos

¿Conoces Apolorama? Yo no los conocía. Esta gente se dedica a copiar artículos de otros blogueros para hacer un sitio web a costa del trabajo ajeno. Son tan listos, que no tienes forma de acceder a un formulario de contacto para comentarles que retiren tu texto. Son tan listos, que solo te copian los que han sido muy  difundidos en la red. Porque ya es la segunda vez que me pasa con estos «señores». Con un simple «de Julio Caballero, de La ciudad de un billón de sueños», con un enlace, hubiera tenido -más la licencia CC y eliminar el pie de artículo que dice que son los autores-. La vez anterior, el formulario de contacto funcionaba. Ahora haces clic en la opción de contactar para enviarles un correo electrónico y tienen el enlace desactivado. Qué mala suerte tengo, ¿o no?

Lo tienen hecho de tal forma que, leyendo el formato de su sitio web, parece que trabajas para ellos. Puede leerse al pie del artículo el siguiente texto, justo cuando concluye: «Acerca del autor«, se puede leer si haces clic en la captura de pantalla que aparece más abajo -junto con otras tomadas esta misma tarde de sábado-, junto al logo de Apolorama. Claro, no hay nada que contar acerca del autor porque yo no les he cedido mi texto ni autorizado publicar nada sobre mí a estos vagos -porque ya hay que ser vago para no escribir tus propios textos, bajo mi punto de vista-.

Y más abajo añaden: «Más artículos escritos por Apolorama«. No sé si tienen mucha cara, pero lo que sí tienen es un problema semántico: confunden «copiar» con «escribir», como hacen los malos estudiantes en los exámenes, porque que yo sepa ellos no han escrito el texto -y dudo si el resto de los que aparecen en su portada-. De esta forma, inducen a pensar al lector que tienen los derechos o que ese tipo de contenidos los generan ellos -porque los autores han accedido a que se difundan sus textos allí o bien trabajan para Apolorama-, cuando lo que hacen es copiar y pegar. ¡Autores de qué… pues autores de un latrocinio!

La vez anterior les envié un correo diciéndoles que cómo me copiaban un texto de esta forma, sin anestesia ni nada; que, en primer lugar, tienen licencia CC y SC, y que indica que no solo tienen que aparecer las mismas en lugar visible (al menos les exigiría la de CC, ya que yo no estoy registrado en este sitio ni hay ningún acuerdo de difusión de mis contenidos), sino que, además, no menoscaba mis derechos de autor y que tal y como estaba publicado no satisfacía mis requerimientos mínimos y les exigía que lo retiraran de inmediato. Me devuelven el correo diciéndome que lo sienten mucho, que en efecto deberían haberse puesto en contacto conmigo y que no volverá a suceder. Aparte ddel problema semántico entre «copiar» y «escribir», tienen otro problema, no menor, que es que confunden el modificador de negación o adverbio «no» con su antónimo, «sí». Y claro, se hacen un lío y es como el camarote de los hermanos Marx.

Yo usaba dos licencias de distribución en mi blog: CC y Safe Creative. Una cosa es un error puntual, pero dos veces indica que se dedican al saqueo del contenido de los blogueros sin ton ni son. ¿Quién me asegura que no volverá a pasar una tercera vez? Como se puede observar en las capturas de pantalla, ¿alguien duda de que puedo ser un autor trabajando para ellos, como en otros tantos sitios donde pagan a blogueros para escribir artículos? Pues no he visto un euro.

 Apolorama, como decía Cantinflas: «Ganarás el pan con el sudor del de enfrente». De inmediato, además, he decidido cambiar la licencia Creative Commons y me quedo con Safe Creative, pero diferente: tengo todos los derechos reservados y queda prohibido copiar, hacer obras derivadas o hacer un uso comercial de mis contenidos.

Quien me enlace o copie fragmentos con la «etiqueta» habitual de la red, enlace a mi blog y que aparezca como mínimo mi nombre y/o nombre de mi blog -o previa consulta-, de forma que no se entienda que no es él el autor del contenido, podrá seguir enlazándome sin problemas; solo faltaría. Qué pena que uno tenga que hacer cambios de este tipo, pero este es el mundo que me ha tocado vivir, y esto es lo mejor que puedo hacer: proteger mis contenidos.

[email_link]

Sobre el Autor

Julio

La idea de este blog nació de la pasión por escribir y compartir con otros mis ideas. Me interesa la escritura creativa y la literatura en general, pero también la web 2.0, la educación, la sexualidad... Mi intención, en definitiva, es dar rienda suelta a mis pasiones y conocer las de otros; las tuyas. ¡Un saludo!

3 Comentarios

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright ©  La ciudad creativa