Escribir bien es el viaje más bonito

Ha fallecido Gore Vidal, y hay una frase suya que me encanta: «Como todo autor (y todo lector) sabe, escribir bien es el viaje más bonito que existe». Sin embargo, no deberíamos crearnos el sufrimiento de tener que escribir bien: escribir simplemente ya es el paraíso. Lamentablemente, no siempre podremos ver la escritura con tanta alegría, pero estas frases son precisamente para recordarnos, en esos momentos, que en la escritura, como en tantas otras cosas de la vida, es el camino, no la meta.

Escribir puede ser simplemente la expresión de tener algo o nada que decir -ambas posibilidades se pueden dar de forma alterna o al mismo tiempo-, por necesitar dinero o por seducir mujeres -que no fue mi caso pero empiezo a ver los beneficios-. Otra buena razón es que nos gusta el olor del papel o, incluso, que nos convertimos en unos obsesivos compulsivos en cuanto tenemos un ordenador, un papel o una máquina de escribir cerca. Pero lo más importante quizás sea el pedacito de nosotros con que empapamos las hojas.

Como para cada uno de nosotros escribir es algo diferente, sería bueno que los que escribimos nos uniéramos en una sociedad de escritores en su acepción más pura, es decir: no tanto el que usa la artesanía literaria con pasión, respeto, ambición, sino todo aquel que plasma sus historias, sentimientos, etc. para ser leídos por él mismo o por otros. Haríamos una gran ola de escritores mundiales, un tsunami si tenemos en cuenta que vivimos en un periodo histórico en el que ¡todo el mundo es y se siente escritor, pero ojo, no cualquier escritor, sino un gran escritor!

Dicha la ironía, el único consejo que me atrevería a dar es: que todo florezca. La escritura, la vida, la vida en la escritura y la escritura en la vida. Todo lo que te pide la historia que quieres contar es que creas en ella y la trates con honestidad. Encontrar los mundos separados  y plasmarlos en alguna parte. Y vivirlo como si dejarnos unas cuantas horas de vida mientras escribimos fuera lo único que valiera la pena durante esos sordos tics tacs de reloj. Yo no puedo imaginarme nada mejor.

Sobre el Autor

Julio

La idea de este blog nació de la pasión por escribir y compartir con otros mis ideas. Me interesa la escritura creativa y la literatura en general, pero también la web 2.0, la educación, la sexualidad... Mi intención, en definitiva, es dar rienda suelta a mis pasiones y conocer las de otros; las tuyas. ¡Un saludo!

4 Comentarios

Deja un Comentario
  • Escribir por el camino es lo más agradable del camino. Descansar en un recodo y secarse la fatiga en una hoja y después continuar dando pasos para tener algo más que trasladar de la piel al papel 🙂
    Abrazote

    • ¡Hola! Pues mi consejo sería: leer otras autobiografías y ver cómo las han escrito. Una buena idea sería ver cómo está organizada por capítulos. Esta estructura te podría servir para organizar la tuya. Es una parte importante y te ayudaría a organizarte bien. ¡Es lo que yo haría! Un abrazo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright ©  La ciudad creativa