Google Street View

La polémica está servida: Google se pasea con su coche especial, recorre las ciudades y ves el callejero real. Es muy entretenido recorrer una ciudad que no has estado nunca.

Pero en este recorrido hay caras, comercios, coches con sus matrículas, personas que no desean ser vistas. El procedimiento es contactar con Google mediante un formulario y ellos atienden la solicitud. Y luego hacen que no se pueda ver a esa persona así.

En una de éstas, podrían haber pillado carteristas, asesinos en serie, a Bin Laden o a un señor besando a su secretaria. No es plato de buen gusto. Los gobiernos, los ayuntamientos y demás gobiernos públicos deberían tener en cuenta el derecho a la privacidad y someter, con un comité conjunto, a examen las imágenes que se toman; si la parte que vigila nuestra intimidad dice que hay que repetir foto, se repite. ¿Porqué tiene el ciudadano que recurrir a estos procedimientos? ¿No ampara la ley el derecho a la intimidad y de privacidad de datos? Mi imagen es un dato que quiero que permanezca privado. La venda, en estos casos, antes que la herida.

Sociedad, internet y nuevas tecnologías. El tratamiento de la información y su uso, caballo de batalla de este siglo que comienza. Y no va bien.

Sobre el Autor

Julio

La idea de este blog nació de la pasión por escribir y compartir con otros mis ideas. Me interesa la escritura creativa y la literatura en general, pero también la web 2.0, la educación, la sexualidad... Mi intención, en definitiva, es dar rienda suelta a mis pasiones y conocer las de otros; las tuyas. ¡Un saludo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright ©  La ciudad creativa