El Asedio de Pérez-Reverte


Pérez-Reverte anuncia su nueva novela, El asedio, e inmediatamente El País incluye un publirreportaje del autor en Cádiz, que es donde se desarrolla.

Fotos y entrevista y lo que haga falta para uno de los filones de la literatura de este país, galardonado con premios internacionales y elevado a la máxima altura por los críticos nacionales de mayor prestigio.

Hasta aquí nada nuevo: sólo que, a mi juicio, en vez de novelas escribe guiones, algunas muy pobres -como El maestro de esgrima-, otras muy ingeniosas -como La tabla de Flandes– y casi siempre llenas de mucha acción, una investigación lingüística loable y una gran capacidad para crear personajes verosímiles -salvando honrosas excepciones-. Leí una novela de  Alatriste y soy ventajista pero diré que Dumas, Hugo y compañía están lejos de él. Tampoco es un drama: estar cerca de estos genios sucede un vez de cada mil.

A mí me parece mejor articulista que novelista, y con mucha diferencia. Allí donde nadie se atreve, él, amparado en su éxito editorial, dice y desdice con naturalidad. Ejemplar su artículo dedicado a los políticos, que despertó mis aplausos.

Esta bilis también aparece en el publirreportaje, por más que el periodista quiera enmendarle la plana, haciéndolo parecer un cascarrabias entrañable:

La resolución [de la novela], un tanto ardua -¡vórtices!-, puede dejar al lector algo estupefacto. Se lo digo tímidamente a Pérez-Reverte. «Es lo que hay», responde. Zanjado.

[…]

Mientras posa -si es que alguien puede hacer posar a Pérez-Reverte-…

Pues en el escalafón de bordes me gusta más el «¡a la mierda!» de Fernando Fernán-Gómez. Pérez-Reverte me parece un periodista metido a ratón de biblioteca, minucioso y detallista, del que nace un novelista a trompicones.

Me hubiera gustado saber la opinión de Gonzalo Torrente Ballester por su obra. Este gallego no tenía pelos en la lengua, llegando a decir «la novela es mala» a la personalidad que iba a entregar al autor un prestigioso premio literario. «Sí», le contestó este, «pero ahora no diga nada, don Gonzalo».

Ya tenemos el alastritazo del año. Todos contentos: editorial, autor, críticos nacionales y fieles. Me pregunto sobre la prudencia en la crítica literaria. No me costaría nada alabar a Pérez-Reverte como hago con Vila-Matas o Juan Marsé. Pero lo leo y… no, no me llega, leo a otros autores contemporáneos y aprecio que lo que escribe Pérez-Reverte es otra cosa que tiene que ver con las novelas lo mismo que un babero a un pañuelo… ¿Estaré equivocado? Pueden disparar a discreción. 😀

Imagen: megustan-loslibros.blogspot.com.

[email_link]

Sobre el Autor

Julio

La idea de este blog nació de la pasión por escribir y compartir con otros mis ideas. Me interesa la escritura creativa y la literatura en general, pero también la web 2.0, la educación, la sexualidad... Mi intención, en definitiva, es dar rienda suelta a mis pasiones y conocer las de otros; las tuyas. ¡Un saludo!

31 Comentarios

Deja un Comentario
    • @Jose Jaime: Yo no digo que sea malo, sólo que no me gusta y me parece muy sobrevalorado, pero mucho. En fin, que un abrazo grande y como tú dices, nadie es mejor o peor lector por elegir a quien le gusta, eso está claro, espero que lo disfrutes mucho si lo lees. 😀

  • Hola

    Totalmente de acuerdo con lo que dices, como articulista es mil veces mejor que como escritor, mi padre ya entrado en años si disfruta con Alatriste, pero yo no puedo con él.

    La Reina del Sur estaba bién aunque tuvieras que saltarte hojas enteras donde rememoraba pasados pèro con el Pintos de Batallas la imaginación le jugó una muy mala jugada.

    Un saludo 😀

    • @Mere: ¡Hola! Pensé que era imposible, pero sí, ¡hay quien piensa que es mejor articulista! Si de una novela te tienes que saltar páginas… ¡malo! ¡Un abrazo! 😀

  • Vamos a ver,yo creo que en este pais confundimos todo,a mi Reverte me parece un buen novelista,sus obras son entrenidas,hacen pasar un buen rato ,sus alatristes sobre todo su tercera y cuarta novelas son francamente notables,lo leo disfruto con él(algunas veces),pero no se me da compararlo con Torrente,ni con Faulkner ni con nadie porque no tiene nada que que ver ,su novela de trafalgar para mi es buenisima,pero no la comparo con la novela maravillosa del nuestro Benito Perez Galdos(sobre todo esa escena en la que el protagonista pasea con Cadiz es de lo mejor de la literatura española con diferencia),hay que disfrutar de la lectura , si te gusta bien lo lees,si no te gusta mala suerte a leer otra cosa,de todos modos Reverte te puede gustar o no pero no es un timador de la literatura(que los hay y muchos),y es verdad como articulista es muy bueno.

    • @Ricardo: ¿Sabes qué? Comparto contigo el comentario, de pe a pa, aunque las novelas que leí de él no me molaron. El tema es que me parece exagerado el bombo que tiene, las críticas, estudios monográficos, las alabanzas, etc., que dejan a un lado a muchos otros autores nacionales de nivel. ¿Si fuera un autor de 5.000 copias por libro, se convertiría en un «autor de culto»? ¡Un abrazo!

  • Estoy totalmente de acuerdo,yo nunca lo he considerado un escritor de culto,lo que pasa es que yo creo que hay tambien un rechazo al personaje de el, que hay que reconocer que es un poquito vehemente,chulesco y arrogante pero bueno, escritor de culto evidentemente no es, esto está claro y hablando de escritores nacionales ¿habeis leido la novela » y punto» de mercedes castro? ,estoy por la mitad y es verdaderamente una novelista novel realmente fantastica estoy realmente sorprendido por esta que es su primera novela (que no deja muy bien parado al genero masculino,dicho sea de paso) y una recomendacion de lectura…» la cancion de kahunsha» de anosh irani, sobre niños huerfanos de la ciudad de bombay,una pequeña maravilla.

    • @Ricardo: Sí, pero fíjate que eso de ser vehemente, chulesco y arrogante, para sus artículos, da gusto, porque viene a ser como una realización de lo que siente a veces el ciudadano de a pie respecto a las injusticias: una especie de rabia contenida que explota y, además, lo hace con un sentido común que lo hace muy divertido e ilustrativo. No lo sigo todos los días, pero cuando lo leo me gusta muchísimo. En cuanto a las lecturas, tomaremos nota y lo veré si en la biblioteca pública de mi ciudad hay algún ejemplar para echarle un vistazo. ¡Un abrazo!

  • Arturo Pérez-Reverte, “El Asedio”: He vuelto a picar:

    (Advertencia: No leer si aun no se ha acabado la novela)

    Me confieso adicto a todo lo que el Señor Pérez-Reverte escribe. Ya me he acabado su última novela ambientada en el Cádiz de la Pepa. Vuelvo a tener la sensación de que me hace trampa. En lo bueno y en lo malo. Y lo peor es que ya lo sabía. Mientras me compraba el libro lo sabía. Mientras leía con placer cada página lo sabía. Tramposo. Es un tramposo.
    Para lo bueno; porque usa un estilo magistral que hace imposible resistirse en la lectura si es que en algún momento se te pasa por la cabeza hacerlo. Porque rezuma tal grado de documentación que aunque el resultado final del placer de la lectura por sí misma no fuese el esperado merecería la pena solo por lo que se aprende leyendo estos trozos de historia en relato, estos verdaderos episodios nacionales. Porque la práctica ya le ha dado a don Arturo el talento para hilar fino las distintas historias entretejiéndolas entre ellas creando sutilmente el deseo en el lector de saber cómo va a acabar cada una de ellas y la justa medida de suspense. Porque la ambientación histórica está sumamente conseguida siempre en sus relatos (aunque en este caso haya abusado en mi opinión de drizas, gavias, masteleros , obenques y demás parafernalia marinera que el relato pedía pero no en andanadas barrocas). Porque como regla general es muy buena literatura.. pero..
    ..También don Arturo es un poco tramposo para lo malo. Como esas películas cuyos directores son grandes maestros pero en ese caso concreto sales del cine diciendo que algo ha fallado, en esta ocasión (como en otras con este autor) sientes que algo cojea. La banda sonora ha sido magnífica, los actores, los decorados, el vestuario.. pero ha flojeado el guión. Arturo Pérez-Reverte nos hace trampas. Es muy sencillo prometer y luego no dar, poner el listón muy alto, generando expectativas y luego no resolverlas, no cerrar el hilo suelto, o cerrarlo en falso. Ese ha sido en esta ocasión el fallo. Y no es la primera vez. Me pasó acompañando a Lucas Corso y a Coy, en la Tabla de Flandes, en La piel del tambor. Ninguna de ellas cierra tan perfectamente como sus relatos no policiacos. Ninguna como El pintor de batallas por ejemplo, con ese final tan redondo y exacto. Milimétrico. O el buen sabor de boca que deja cualquiera de las de la serie de Alatriste. No se puede hacer creer al lector que la solución va a tener la misma talla que el problema planteado cuando luego no va a ser así. Es sencillo abrir puertas como recurso para que el lector se enganche con la historia a la espera de cómo las cerrará luego el autor y luego cerrarlas de un portazo súbito, no volver a acordarse de que se abrieron, o cerrarlas con una solución simple que a nadie llena y a todos nos deja a medio gas. ¿Qué fue de los vórtices?, ¿que explica la relación entre los crímenes y las bombas?, ¿Para qué tanta medida casi esotérica, tanto símil ajedrecístico, tanto cálculo de parábolas.. si luego era una simple casualidad?. Los finales de sus relatos de suspense son abruptos y acelerados. Condensados a las últimas diez páginas. Ha elevado las expectativas y la curva cae desde mas alto cuanto mas se ha hecho creer que el misterio era grande si luego la solución no está a esa altura.
    Otros cabos sueltos son mas perdonables y mas sujetos al estilo de cada autor y a la presunción que este haga de la imaginación o inteligencia de sus lectores como el destino de los personajes secundarios tras la trama: Fumagal, Maraña..pero no cerrar las puertas de misterio abiertas como zanahoria para que los lectores sigamos leyendo es un recurso poco honrado literariamente hablando.
    Creo recordar haberle leído en alguna ocasión su admiración por las novelas que tienen grandes comienzos y magníficas primeras frases como el saludo de Ismael al abrirse Moby Dick. Es mi sugerencia que también se aprende de los grandes por su forma de cerrar sus escritos. El señor Pérez-Reverte lo sabe hacer muy bien. Lo tiene probado. En esta ocasión no ha sido así.
    No es fácil escribir como hace Arturo Pérez-Reverte, es, desde mi humilde punto de vista, un auténtico genio de cuyas letras tenemos la suerte de disfrutar en directo. Sin embargo en su faceta como novelista (al menos en su cara policiaca) me ha hecho siempre trampas y yo siempre he picado. Por algo será.

    • @Randy: Empezaré diciéndote que tu comentario me ha encantado. Me lo he leído dos veces y la segunda disfruté más aún; qué forma más lúcida de analizar a Pérez-Reverte. Ya ves, no lo había visto así. Repito, ya lo he dicho antes, que yo me leí uno de la serie de Alatriste, La tabla de Flandes y El maestro de esgrima, y aunque La tabla… tiene su aquel, en general no me pareció nada del otro mundo. La de El caballero del jubón amarillo fue la que leí de Alatriste. Bueno, que un comentario precioso. Tocas muchos temas, pero me da la impresión de que llegamos un poco a la misma conclusión con Pérez-Reverte aunque por vías diferentes. Yo jamás he dicho que no sepa escribir, sino que no me gusta su estilo, pero hay una cosa en la que es un maestro: identificar al lector de este país con su historia y que no sólo no sea cutre sino que sea atractivo y sugerente. Ahí le doy un diez. Pero que en la novela, en conjunto, para mi gusto disfruté más en el recorrido de la novela que luego al acabarla y quedarme con una sensación global, desde luego que sí. Deberías escribir una bitácora de crítica literaria dando tus opiniones de las lecturas; si todas son como éstas la gente va a alucinar. ¡Un abrazo! 😀

  • Gracias Julio por tus palabras. Soy un gran seguidor de la novela policiaca clásica y me gusta sobremanera el viejo estilo del “fair play” en el que el lector tiene la misma información que el detective. Por ello cuando leo relato policiaco (y este tiene buena parte de tal) me lo planteo como un reto a mi inteligencia. Quiero averiguar quién es el malo y cuál fue su móvil antes de que me lo diga el autor. Quiero ganarle en cierto modo. Por ello no me gusta que me planteen un reto en el que el autor cuenta con ventaja ya que me “engaña” planteándome problemas que él ya sabe insolubles y despacharse resolviéndolos luego con un simple: “no se sabe muy bien cómo pero el malo podía hacer esas cosas que os he ido planteando como superdificiles de hacer con las que os habéis comido la cabeza y esperabais a ver cual era la solución”. Me siento un poco defraudado. Pero eso me lo ha hecho siempre Pérez-Reverte y aun sabiendo que me lo va a volver a hacer sigo comprando todo lo que saca en el primer día de ventas. Desde mi punto de vista eso significa que el resto de sus talentos (descriptivos, narrativos, documentales, etc.. )hacen merecer la pena esta carencia en la faceta policiaca. Lo veo como un diamante con una imperfección en una de sus facetas.

    • @Randy: ¡De nada! Te entiendo, que el escritor no te haga trampa proponiendo un reto que él mismo deja inconcluso… ¡para eso que no lo empiece! Bueno, está bien que cada uno disfrute de sus escritores, los que yo adoro tampoco son perfectos y de todos se puede criticar. ¡Un abrazo! 😀

  • En mi opinión, es un buen escritor, tiene buenos libros que entretienen y te ahondan en la historia, que te hacen vivir otras vidas. También tiene sus libros menos buenos y alguno malo… es decir como todos. Me parece algo ruín esa forma de olimpiada de lanzamiento de mierda que existe en este país, dotado de sibaritas que flotan sobre el resto, con única cualidad la ya mentada anteriormente. Diferenciemos pues, que no es un literato como alguno le quiere hacer parecer para poder tener que criticar desde algún argumento posible. Es un buen novelista, de los que te sube en su barco para navegar durante unas cuantas páginas, hasta que tienes que volver a puerto tocando su fin. Siempre es buena una crítica, cuando es argumentada y realizada desde la mejor de las intenciones.
    un saludo,

    • @Juan Carlos: Me gusta lo moderado de tu comentario. La verdad es que lo encuentro equilibrado. Ni tanto ni tan poco; como todos, tengo mis favoritismos con la literatura clásica, y ahí peco de injusto si lo pienso bien. Ya digo que no me parece que no sepa escribir o que sea muy malo, como dicen otros críticos, porque es exagerado y busca hacer daño. Me voy al gusto personal y quizás no es el tipo de novela que más me atrae, o que las que he leído no me han llamado demasiado la atención: ¡con lo que a mí me gusta la literatura española y lo que la reinvidico, a pesar de estos tiempos de sequía -salvando a Marías, Marsé, Vila-Matas, etc-.! Un abrazo. 😀

  • @ Julio: Ante nada, muchas gracias por el comentario, pido disculpas si he ofendido a alguién, que no era en ningún momento mi intención. Me gustaría aclarar un punto, que es algo quizás más personal. Puedo afirmar que me encuentro seguramente no muy distante de tí en cuanto a gustos literarios, pues me inclino bastante en el balcón de los clásicos. Ahora también quería comentar que es otra forma de contar las cosas, que es importante mirarlo desde la perspectiva correcta o cuanto menos, no cesar en la busqueda de esta, para dar una opinión lo más formada posible. Si bien, tampoco creo que sea como los grandes que has citado en el comentario anterior (Dumas, Hugo,…) creo sin embargo que no lo podemos valorar en una comparación directa con ellos, es simplemente otra cosa. Creo que una de sus grandes virtudes son las sensaciones que te transmiten los personajes.
    Gran http://poesiamas.net/blog/, la encontré ayer, y la visitaré como parte de mi «blogteca» recomendada. Muchas gracias de nuevo y un abrazo!!! 😀

    • @Juan Carlos: A ti por comentar, yo creo en la ecuación -la tengo repetida por alguna parte-: Bitácora=artículo+comentarios. A menudo me he encontrado comentarios que amplían, dan dimensiones o simplemente pienso: vaya, hubiera estado bien que se me ocurriera a mí y poder desplayarme sobre el tema. Bueno, has sido muy educado, e incluso en un debate más acalorado, que los he tenido, tampoco hubiera pasado nada. Sí, es posible que se tenga -tengo- un punto injusto, pero te diré algo: me repatea eso de encumbrar a un autor como Pérez-Reverte -con todo lo bueno que tenga- como un modelo de escritor. Es lo que hacen: conferencias, críticos tradicionales de periódicos de distintos cortes ideológicos, etc. Si me parece bien: pero me parece mucho mejor articulista que novelista, sin querer decir que es malísimo. No es Carlos Ruiz Zafón, por ejemplo -que para mí es Dan Brown en español y hablando de Barcelona-. Anda que a ver si he metido la pata ahora con Zafón jajaja. Un abrazo y seguiremos escribiendo de literatura cuando me de por ahí -hace tiempo que no hago críticas, pero voy a comenzar Submundo de Don DeLillo que sacó Seix Barral y le tengo unas ganas desde hace tiempo…-. 😀

  • @Julio: Buenas Julio, me da la impresión que no me he explicado bien o no he dado a entender bien mi opinión/postura. No seré yo quién tenga encumbrado a Pérez-Reverte, que también lo considero un buen articulista. Tampoco seré yo quien lo compare con Zafón, que podía haberse seguido dedicando a la literatura infantil/juvenil como anteriormente hacía, pues aprecio tu valoración sobre él (aunque personalmente yo a Dan Brown lo tengo unos peldaños más abajo, si cabe). Ufff, no se como a podido degenerar a estos niveles. Bueno un abrazo, y hasta que te de por ahí y a mi por aquí, que seguramente sera un placer… jajajajaja. 😀

  • Creo que a Pérez-Reverte hay que dare su parcela, nada más.
    Autor prolífico, hostoriador certero, más preocupado en entretener a través de una ficción bien ambientada que en moralizar o adoctrinar a golpe de novela. Creo sinceramente que en este país hace falta, al menos, un Arturo Pérez-Reverte, pues carece de escritores con el noble y simple afán de entretener. Durante décadas hemos tenido escritores empeñados en vomitar rencores, desahogarse mediante prosas fangosas y aburrir al respetable lector, no siempre respetado. Como suele decirse, tiene que haber de todo, y Pérez-Reverte colorea un poco el espectro de narradores grises y vacíos de finales del siglo XX.
    Además, contribuye a que la gente lea y no lo contrario, y eso ya es mucho más de lo que cualquier escritor «de culto», con mucho más estilo, premios y pretensión, ha logrado nunca.
    En fin, me voy a leer un rato. Nos vemos.

    • @Jim: Otro buen comentario, jugoso jugoso. Si al final me voy a hacer fan de tanto que me lo presentan -errores y aciertos incluidos-. Sí, es verdad lo del espectro vacío, es una lástima, la literatura en lengua española se fue a América y todavía sigue allí -hay más aparte de Bolaño, eh-, salvo honrosas excepciones. ¿Vas a leer? En este país es noticia. Yo empiezo Submundo de Don DeLillo, llevo cinco páginas y ya voy entendiendo su arquitectura -inicialmente-. Me da la sensación de que lo hace fácil, mientras que leo a Philip Roth y en cada párrafo veo un escritor que te muestra descarnadamente lo difícil que es escribir, y te da un bajón moral jaja -porque a mí me gusta escribir, no por otra cosa-. ¡Un abrazo, Lord Jim! Pero mi favorita no es ni Nostromo ni Lord Jim, es El corazón de las tinieblas, venga todos juntos: ¡qué rarooooo, y cómo es que te gustaaaaa! 😀

  • Por cierto (y no sigan si aún están leyendo la novela), acabo de terminar «El asedio» y no puedo estar más de acuerdo con Randy: Pérez-Reverte nos la ha colado.
    Nos la ha colado porque no sabe resolver la trama que plantea. He disfrutado mucho leyendo este libro porque soy de Cádiz y considero que el autor ha hecho un notable esfuerzo por retratar la ciudad de manera real, limpiándola de los topicazos de los que los gaditanos hemos sido siempre víctimas. Se nota que se ha empapado de Cádiz y cuando sitúa a sus personajes en cualquier calle, plaza o edificio, se te eriza el vello porque lo conoces palmo a palmo. Además, le ha dado una tenebrosidad inmensa a la noche gaditana, impregnándola de un realismo brutal, lejano de la imagen que de Cádiz se tiene en el resto del país.
    Dicho esto, y agradeciendo de antemano que un escritor tan mayoritario centre su último éxito comercial en una ciudad tan olvidada como la nuestra, me reafirmo en lo expuesto al principio. Arturo: si no tiene usted ni idea de cómo resolver el enigma de los asesinatos y las bombas, si ha ido escribiendo la novela antes de tener pensado el final, permítame decirle que se trata de un error de principiante. Probablemente, un escritor novel presenta este manuscrito a una editorial y no se come un colín. Tenía usted varias alternativas, Arturo, incluso mejores y más veraces que la de los vórtices (cogida con pinzas, por otro lado).
    De hecho menciona usted a la mitad, por medio de una pitonisa, la Santa Cueva, pero no se acuerda de ella hasta el final. Yo siempre he creído que la Santa Cueva, lugar inquietante y enigmático en pleno corazón de Cádiz (con pinturas de Goya y banda sonora de Haydn incluídas), es el escenario perfecto para una novela. Ahí tenía usted la clave, Arturo. Hubiera sido mucho más rico el final del relato si los asesinatos guardaran mayor relación con la Cofradía de la Santa Cueva.
    No sé, quizá un planteamiento así sería caer en lo obvio y lo danbrownesco. Puede ser. Pero lo que es seguro que no hubiera dejado el mal sabor de boca que sus lectores, a los cuales se debe, le deben reprochar. Cúrrese un poquito más los finales, hombre, no sea luego que le lluevan palos en las críticas y se nos mosquee. Encima.

    • @Jim: ¡Hola Jim! Disculpa que tardara en contestar, he tenido dos ataques de hackers a la revista y a la bitácora y estoy loco con las claves y viendo qué pudo ser -pues, simplemente, que yo de informática voy justito, digo yo, jajaja-. Bueno, la que se armó el otro día porque me dijeron que Reverte era laista, leista o loista, y como no contrasté las fuentes no veas la que se armó: culpa mía por no hacerlo. En todo caso, es que no me extraña nada lo que dices porque a mí me pasó con La tabla de Flandes y El maestro de esgrima, así como con El caballero de Jubón amarillo, que me pareció un folletín de aventuras juvenil y entretenido: poco más. Así que el hombre sigue en sus trece. En fin, sin comentarios. 😀

    • @Jose: ¿A ti también te parece muy mala? Pues con el bombo que le ha hecho PRISA en El País, no veas. De todas formas, seamos justos: todo autor tiene épocas y momentos, le sucedió a mucho de los grandes. Lo que pasa que para mi gusto a Reverte le sucede desde siempre. 😀

  • Estoy totalmente de acuerdo yo voy por la pagina 350 y me veo con muchísimas dificultades para seguir leyendo,la novela es realmente mediocre,está sin ideas y estamos creo ante el final creativo de este escritor ya que su último alatriste también tiene un nivel bajísimo,aunque su novela del 2 de mayo a mi personalmente me gustó cuando tiene que crear una historia se ve imposibilitado,repito esta novela es autenticamente mediocre,lo que me fastidia es que cuando entré en la libreria ya lo sabía y aun asi cai en las redes de reverte

    • @Ricardo: ¡Hala, otro! Caen como moscas las críticas negativas. En fin, pues como todo, también me compro libros de otros autores que no me gustan y se supone que son muy buenos: por ejemplo, la última novela que me leí de Paul Auster. ¡Un abrazo y gracias por contar tu experiencia! 😀

  • Hombre Julio,yo creo que Paul Auster es un escritor formidable y me alegré muchísimo de su premio Cervantes,pero estoy totalmente de acuerdo su último libro también es bastante malo tanto que yo no fuí capaz de acabarmelo y también es un escritor con síntomas de final creativo(a un nivel literario superior a Reverte),este Reverte tiene libros muy entretenidos lo que pasa es que su aire tremendamente prepotente y sus articulos(buenos por otra parte) criticando todo, cuando hace un timo como el de esta novela(porque el sabe que es mala) te dan ganas de llamarle de todo,como cuando en la infame película del Capitán Alatriste la vendió como una obra maestra,pero es igual el cobró la pasta igual.
    Como último decirte,que a mi el caballero del Jubón Amarillo a mi me gustó pero evidentemente que es un folletín de aventuras entretenido y juvenil,pero es que es eso precisamente lo que ha querido escribir,porque los Tres mosqueteros de Dumas es eso un folletín entretenido(dicho esto respetando tu opinión,evidentemente)

    • @Ricardo: Sí, Paul Auster lo es -un escritor formidable-, me he leído de él: Mr Vértigo -me encanta el póker y ese pago por perder la partida me parece una escena digna de un cuento de Mark Twain-, El país de las últimas cosas -desolación extraordinaria y bellísima, fue el primer libro que descubrí de su bibliografía-, Leviatán -el segundo libro que me leí, me impactó y comencé a buscar más para devorarlos-, La trilogía de Nueva York -para la que hay que tener estómago, esos juegos estructurales son densos y hay partes infumables, pero luego avanzas la lectura y te convence y piensas: qué pedazo de escritor-, Viajes por el Scriptorium -no me gustó y hasta me sorprendí de que no me gustara-, y Brooklyn Follies -me gustó aún menos-, y es en este donde llegué a tu misma conclusión: está en el declive creativo, o quizás es imposible ir escribiendo novela tras novela de forma magistral: le pasó a Cervantes, por ejemplo. Claro que podemos debatir y tener gustos dispares, ¡es que es lógico! Me acabas de hacer pensar si Los tres mosqueteros es un folletín entretenido cuando yo la tenía como novela de aventuras en mayúsculas, como lo puede ser La isla del tesoro. Yo creo -he dicho creo- que Dumas está en otro nivel artístico, y sus novelas son redondas, con finales bien conclusos y rematados, con personajes intrigantes que trascienden la novela -Richelieu, Milady, los mosqueteros, etc.-, de tal forma que podemos recordarlos de memoria porque nos parecen creíbles. También Dumas juega con siglos de ventaja y tal vez dentro de 100 años Alatriste esté en el imaginario colectivo como todos estos. También considero, volviendo al susodicho, que Reverte es muy buen articulista, incluso genial, y es una pena que El Mundo o El País no se permitan el lujo de contratarlo porque, aunque sea políticamente incorrecto, hay algunos que digo: chapeau, señor Reverte, es usted un genio. A mí lo que me molesta es toda la parafernalia a su alrededor que aparta a otros autores de más nivel literario, y no lo digo yo sólo. Luego un día me llamaron estúpido en un comentario por decir que no me gustaba y entonces se armó. Hace poco encontré otro -que seguro que has leído ya- hablando del rigor de la bitácora y aunque le doy -y le di- parte de razón allí donde me equivoqué, las formas no me gustaron, y puede que en esto tampoco esté en lo cierto. En fin, me encanta debatir de literatura. Y vuelvo a tu última parte, porque en lo demás estamos de acuerdo: tampoco hay que desprestigiar lo nacional y poner encima lo extranjero como si aquí fuéramos siempre a remolque: nadie -ni yo- duda del potencial de nuestra literatura en el ámbito de lo universal. Pero lo de que es un folletín entretenido me parece un acierto por tu parte. Meditaré sobre ello -prometido-. Me ha gustado, sí. ¡Un abrazo! 😀

  • Digo que es folletín porque Los tres mosqueteros lo publicaba por capítulos,yo no digo folletín en tono despectivo es que es eso precisamente,una publicación por capitulos o por entregas se conoce como folletín
    por cierto…estando totalmente de acuerdo con tu opinión a mi Brooke follies si me gustó aunque es una novela alejada de su estilo,trilogía en nueva york es una verdadera obra maestra,que hace un homenaje a los grandes de la novela negra (chandler y hammett).como ves a mi también me gusta hablar de literatura.(¡ojala hubiera muchos mas como nosotros¡ un abrazo
    p.d.por cierto,en este mundo que vivimos nadie es estupido por tener una opinión sincera,cuando insultas es por que se pierden argumentos y es cuando uno si empieza a ser precisamente….¿estupido?

  • Da gusto leer por fin una crítica-opinión acerca de un triunfador (se lo merezca o no) en la literatura. Me refiero al tono distendido, sin acritud. Estoy cansadito de leer opiniones llenas de bilis, envidia y rabia de gentes que, dolidas con el éxito ajeno, desearían lo peor a quienes han conseguido lo que ellos tanto ansían. Digo todo esto porque vengo de leer otra crítica -de otro señor- que parece tener un odio a Ruiz Zafón tan fuerte que se diría que el pobre escritor de la barbita hubiese violado a su mujer y arruinado su vida, cuando lo único que hizo es tener más suerte que calidad.

    • Fran: ¡Hola! Pues me alegro que te gustara la crítica. En cuanto a tu último comentario, cierto que no hay proporción lógica entre el triunfo y la calidad. Muchas gracias por tus comentarios, ¡un saludo grande! 😀

Responder a Juan Carlos Cancel Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright ©  La ciudad creativa