El lector y la lectura crítica

Una lectura crítica no es necesariamente crítica literaria; tampoco debe ser confundida con los estudios de poética, en el sentido que la crítica moderna da al término.

Cada corriente crítica realiza una lectura sectorial de un texto; pero sin embargo podemos enumerar los distintos niveles que la práctica de la escritura tiene que recorrer para estructurarse en global.

1) La lectura como glosa: ir poniendo al margen del texto que leemos un conjunto de notas, que no son sino un paso previo, y que se reintegrarán en la reconstrucción crítica del texto. No caer en el error de dar cuerpo a esas notas como el resultado final.

2) La lectura como descripción: no es lo mismo descripción que interpretación. Esta tarea formalista -que una parte de la crítica literaria quiso reducir a la práctica de la crítica- consiste en describir: qué ocurre (se dice o se hace), cómo ocurre y a través de qué mecanismos (lingüísticos, literarios, tipográficos, etc.), elementos que estructuran la morfología y sintaxis del relato (figuras de la narración), elementos que estructuran la lógica del relat0 (figuras del discurso).

3) La descripción no sólo abarca las técnicas narrativas: hasta la ausencia de retórica, es retórica. En la escritura, todo elemento significa.

4) Análisis semántico-significado- del texto: dar su nuevo valor a las palabras del texto -según el autor-: elección de un tema, estructura narrativa, de una retórica… El objetivo principal consistirá en el descubrimiento de la nueva estructura semántica de la operación que es la escritura.

5) Hemos reorganizado, en el acto de lectura, el texto en función de un sentido: una ordenación; una lectura del texto en su globalidad, del yo que se ha ejercitado sobre el texto, sin alienarlo y sin ser alienado. Hemos descubierto las posibles organizaciones implícitas de un texto, y hemos puesto de manifiesto su sentido. Ahora, el placer de lector no será un placer gratuito, sino el placer con-sciente de la lectura crítica.

Cómo se analiza una novela, F.J. del Prado Biezma, Alhambra, 1984.

[email_link]

Sobre el Autor

Julio

La idea de este blog nació de la pasión por escribir y compartir con otros mis ideas. Me interesa la escritura creativa y la literatura en general, pero también la web 2.0, la educación, la sexualidad... Mi intención, en definitiva, es dar rienda suelta a mis pasiones y conocer las de otros; las tuyas. ¡Un saludo!

2 Comentarios

Deja un Comentario
  • Adorado, como dijimos antes, el rigor debe ser usado cuando sea necesario, y claro, es muy interesante diferenciar la lectura crítica que la crítica literaria, estoy de acuerdo contigo.

    A veces somos los mas duros con los que leemos, nos olvidamos de tratar al otro como nos gustaría ser tartados cuando nos lean. En las bitácoras abunda la soberbia intelectual, cosa que al menos yo detesto.

    Besazos a montones para mi adorado (o sea tú)

    • @Tani: Buena frase: como nos gustaría ser tratados. De mi artículo sobre Reverte y la polémica con el comentarista de la bitácora aprendí cosas: eso es bueno. Este carácter mío es tremendo. ¡Un besote! 😀

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright ©  La ciudad creativa