Archivoagosto 2010

1
Y por eso mismo las adoro
2
¿Mi ideología hasta dónde llega?
3
Bragas de destrucción masiva
4
Realidades paralelas
5
Cuernos hidráulicos
6
Historia de una cuerda
7
For her & for him: setecientos días juntos
8
¿Y si te insultan en tu bitácora, qué haces?
9
Twitter, Pérez-Reverte y el mastuerzo
10
Cosas que digo por esta boquita

Y por eso mismo las adoro

El resto del día que no pienso en sexo, apenas un diez por ciento, medito sobre una amplia variedad de temas. Y hoy me detengo en un tema nuevo, sorprendente, del que apenas hay referencias -juas-: ¿las mujeres son malas? ¿Qué hay de verdad en esta frase coloquial y… tendenciosa? Yo podría argumentar que, para empezar, todo hombre nace de[…]

Sigue leyendo

¿Mi ideología hasta dónde llega?

¿Qué harías su tu programa favorito de radio o televisión se trasladara a otra cadena que está en tu opuesto ideológico? ¿Seguirías escuchando ese programa? Esta cuestión conlleva otra: ¿no se trataría, en este último caso, no tanto de identificarse con unos contenidos que sean interesantes sino con un grupo mediático y con lo que se supone que éste representa?

Sigue leyendo

Bragas de destrucción masiva

Eran las nueve menos diez de la mañana y en la consulta de urgencias entra un matrimonio maduro. El motivo era que la mujer sufría molestias al orinar, por lo que la doctora consideró hacer un análisis de orina para descartar una infección después de haber explorado a la paciente. El matrimonio aguarda apaciblemente a la espera del resultado de[…]

Sigue leyendo

Realidades paralelas

¿Y qué pensaríamos si un día pudiéramos asomarnos al balcón de lo que siempre perdura y viéramos a todos aquellos que creen pensar de forma autónoma y conforman un ideal de vida adecuado, a fin de cuentas una estructura semirígida  y zozobrante con el paso de la nieve y la hojarasca, amparados en ciertas ideas asumidas, mecanizadas, verdades de la[…]

Sigue leyendo

Cuernos hidráulicos

¿Y qué pensaríamos si un día pudiéramos asomarnos al balcón de lo que siempre perdura y viéramos a Dios desvistiéndose tras un biombo, con el disfraz de belcebú a medio quitar, la careta en una mano, el dedo anular erecto en la otra, con una sonrisa de medio lado que realza sus cejas espesas y su cabellera cana y abundante,[…]

Sigue leyendo

Historia de una cuerda

Ha sido la muerte; la muerte acecha tras las hojas y las casas, en el humo que asciende tembloroso, y lo sosiega todo para que la tierra pueda ponerse la máscara de la vida.

Sigue leyendo

For her & for him: setecientos días juntos

Comencé La ciudad… el 5 de junio de 2008, cumplí dos años en este 2010 y no estuve atento para celebrarlo. Así que justo hoy me doy cuenta de que… ¡este es mi artículo número 700! Ya hay que estar aburrido para escribir 700 artículos con sus enlaces, sus comentarios, sus fotitos, y me he preguntado: ¿qué hago para celebrarlo?[…]

Sigue leyendo

¿Y si te insultan en tu bitácora, qué haces?

Imagina que llegas a tu bitácora y te dejan un comentario como el siguiente -real, ha sido de apenas unas horas-. ¿Cómo reaccionarías? ¿Has tenido comentarios desagradables, soeces o peleas entre comentaristas en tu bitácora? ¿Y cuál ha sido tu elección? Héctor –sobre este artículo de Reverte-: Mira, colega, te llevo leyendo una temporada, hasta he intervenido alguna vez, y[…]

Sigue leyendo

Twitter, Pérez-Reverte y el mastuerzo

Destino es el poder sobrenatural que, según se cree, guía las vidas de cualquier ser de forma necesaria y a menudo es fatal, es decir, inevitable o ineludible. Wikipedia. Exista o no el destino, es evidente que hay autopistas, senderos, atajos, que se entrecruzan en nuestras vidas y ¡pobres mortales! nos preguntamos el por qué. Esta breve disquisición no es[…]

Sigue leyendo

Cosas que digo por esta boquita

¡Qué sería de mí sin mis comentaristas! Los habituales, los accidentales, los despistados, en definitiva, todos aquellos que se han detenido en La ciudad de un billón de sueños y han decidido dejar una pequeña muestra de sí mismos. Porque no nos engañemos: uno deja en sus comentarios parte de lo que es y con ese convencimiento he echado un[…]

Sigue leyendo

Copyright ©  La ciudad creativa