¿Quieres casarte conmigo?

Love, love, love

¿Qué atracción fatal trae este pequeño anillo? Parece que el mundo se detuviera para los dos en ese momento, ¿no te parece? Al menos así parecen vivirlo ellos… ¡y sobre todo ellas!  Digo yo que los chicos lo que estarán es nerviosos. Ellas se quedan paradas frente al anillo -en qué pensamiento se insipiraría el diablillo de Tolkien cuando escribía su novela, ¿un anillo para atarlas a todas en las tinieblas de mi cama? 😀 -.

No he visto nada así en mi vida que sea capaz de hipnotizar hasta ese extremo a una mujer -sí que lo he visto pero no lo digo que después del artículo aquel me caen palos, ¡juas!-. Y como todo el mundo expone su vida en la red, aprovechamos y ¿qué tal si empezamos por un clásico de  las peticiones de mano?

Hay que reconocer que cada mujer y cada hombre es diferente; que el ingenio está a la orden del día. A fin de cuentas, ¡uno va a recordarlo toda la vida! Claro que a veces la emoción -o ese acento cariñoso peculiar de las parejas- hace que la voz suene… ¿cómica? 😀

Ya sabemos que las mujeres, esas criaturas hermosas, esas bellezas a las que hay que  adorar, a las que hay que amar pero no intentar comprender -Wilde-, demuestran con mayor facilidad sus emociones. Y luego están las que se salen de la gráfica… ¡absorbiendo de paso todo el momento! 😀

Y qué me dicen de esos que se ríen de una cosa y la contraria -y hacen bien- y luego se mueren por vivir un episodio de somos la pareja más cursi pero nos da igual. A continuación, la muchacha lo pasa tan mal desde el principio que casi me da pena, pobrecilla.

Y como soy muy bueno -pero mucho-, en definitiva, soy un crac, el puto amo, el rey de reyes, el número uno, bla bla bla, dejo la mejor petición para el final. Preciosa, espectacular, todo, el montaje, la idea, el silencio… ¡Chapeau! ¡Mi favorita! 😀

En definitiva, ¿no será que la gente no quiere casarse o hacer puenting, o viajar, o hacer tríos, sino… ¡emociones fuertes!? Habrá que preguntarle al filósofo… 😀

Test final para personas valientes (porque la sinceridad requiere valor). Son muchas preguntas, ¡así que si quieres elige las que más te gusten! Pero te aseguro que ¡tengo la mayor curiosidad por conocer qué opinan sobre este tema otras personas como tú!

1) ¿La mujer se emociona tanto, entre otras razones, porque la liturgia de la petición de mano es la expresión de esa máxima femenina de «demuéstramelo con hechos, no con palabras»?

2) Si no te lo han propuesto ya, ¿te gustaría? Si te lo han propuesto, ¿fue ingenioso, divertido? ¡Cuéntalo!

3) Si eres mujer… ¿me explicarías ese poder fascinante que tiene una petición de compromiso y el objeto minúsculo que lo representa para desencadenar todo ese torrente de emociones?

4) Si eres hombre y europeo -con lo que considero que es cultural-… ¿te pondrías sobre una rodilla? ¿Lo ves ridículo? ¿Qué opinan las mujeres de esa postura tan cercana al amor cortés medieval?

5) ¿Te ha gustado algún vídeo en concreto?

[email_link]

Sobre el Autor

Julio

La idea de este blog nació de la pasión por escribir y compartir con otros mis ideas. Me interesa la escritura creativa y la literatura en general, pero también la web 2.0, la educación, la sexualidad... Mi intención, en definitiva, es dar rienda suelta a mis pasiones y conocer las de otros; las tuyas. ¡Un saludo!

20 Comentarios

Deja un Comentario
  • La historia de Don T y la mía es un poco distinta…llevabamos 2 años juntos, Don T trabajaba en el puerto montando una cúpula para albergar el carbón, osea a varios metros del suelo, esos días hacía viento y bueno, venía con miedo. Una noche cuando dormíamos se despertó y me dijo «creo que es mejor que nos casemos por si me pasa algo y eso, que no te quedes sin nada…» no pude dormir en toda la noche y me pasé los días siguientes hasta que llegó el buen tiempo temblando, evidentemente no por la petición sino porque me metió el miedo en el cuerpo. La verdad ni me hizo ilusión, ni me casé de blanco, ni por la iglesia, fue en el juzgado con un vestidito normal, invitamos a poca familia a comer pero…al día siguiente – y esto sí me hizo ilusión- nuestros amigos nos hicieron una fiesta en el bar donde nos vemos los viernes y sábados noche y fue…genial. Y yo respiré por que no hubo el «que se besen», ni el vals, ni bueno esas cosas típicas de bodas, repartir el tabaco o los regalitos, ir por cada mesa hablando con todos, el vestido los zapatos (en la mía no hubo suplicio ni para ellos con el traje y el calor ni para ellas con los zapatos). Ahora no estoy en casa pero nos compraron unos muñequitos muy simpáticos en los que la novia llevaba al novio en brazos XD. No llevamos alianza tampoco. Lo más curioso es que, nos casamos en Julio, en Agosto no le renovaron el contrato… y, por supuesto, me quedo con la última

    • Sigue siendo una historia bonita, porque es tu historia. Entiendo por una parte que su propuesta tiene una apariencia de no romántica, pero que se preocupe por ti hasta ese extremo implica amor, se quiera o no. Yo creo que iré a un juzgado, pero resulta que la parienta no es de bodas y eso. Bueno, a ratos, porque como es un poco veleta, de repente dice que no pero bueno sí, pero bueno no, y al final uno se queda peor que antes. Lo de tus amigos fue genial, me gusta ese tipo de actos, yo haría algo así, pero también me atrae el pasteleo de montar algo bonito con mi traje chulo y esas paridas, lo que sería el espectáculo. Será que soy un romanticón, según me viene el día. Un ejemplo: de repente me levanto con ganas de regalarle algo. Así que cojo, me voy a la floristería hace unos días -que me conoce ya porque la visito a menudo-, me pido unas ramas de ecualipto, dos rosas -blanca y roja- y unas especies de margaritas de colores, pero más pequeñas y de hojas más afiladas y delgadas, es que no sé cómo se llaman pero sus colores son fuertes y variados, rojo, naranja, azules, etc y muy grandes.

      Me voy a la cama, la hago. Pongo dos bandejas debajo con dos vasos altos y estrechos llenos de agua. Meto las flores en agua, cuatro en cada copa, en la mitad de cada bandeja -boca abajo, blancas-. Como son grandes da sensación de que están muy llenas, y aún meto ramas pequeñas dentro para que se vea todo muy frondoso. Luego rodeo el borde con las ramas de ecualiptos, para que quede todo así como muy salvaje, oloroso, y no se vea el soporte. Y en medio un regalo -que es un neceser del Body Shop de esos que trae exfoliante, gel, hidratante, etc. todo de olor a fresas- con su nota correspondiente.

      Y digo yo cuando ella entra a la habitación y se encuentra eso, si no es para preguntarle:

      ¿Acaso no soy encantadoramente maravilloso? Si es que la tengo consentida, juas juas juas. 😀

  • He de decir, que esa neura de determinadas mujeres con las bodas me pone un poquito nerviosa pero he de reconocer que muchas mujeres se emocionan con ello y cuando ven películas de bodas y todo eso, y son felices y si les hace felices ¡quién soy yo para negarles eso! A mí me parece sí, un poco lo que dices del amor cortés, más que eso, es como un resquicio de determinados modos a la antigua que implicaban determinados comportamientos y sobre todo el establecimiento de determinadas jerarquías…pero no me voy a meter en este tema, 1. porque ya sabemos a lo que conduce de feminismo y demás y 2. lo he dicho anteriormente para muchas amigas mías ha sido la vivencia más bonita y además que soy quien para decir nada sobre las pedidas de mano.

  • No sé…al final a Don T y a mí, que no nos gustaban las bodas, acabamos encantados con la nuestra…
    Es maravilloso eso que dices del Body Shop y demás… ¡vaya detalles!
    Yo creo que aunque a ella no le guste la idea de casarse, seguramente sí le guste el tema ese de la boda «a vuestra manera»…
    Sinceramente a mí eso de la rodilla…tampoco pero es las demás… yo creo que, aunque soy muy particular, cuanto más sencillo mejor, no hace falta tirarse en paracaídas, ni contratar un avión ni meter el anillo en la copa…Pero bueno cada persona tiene sus secretos ahora te toca averiguar – si no lo sabes ya- cuál sería la manera ideal para ella o para ambos :*

    • Eso es lo bueno, también está el plan B que en vez de sorpresa se habla y se planifica a dúo, ¡mola! En fin, no sé, lo mío va por épocas, en el fondo soy antisistema a pesar de mi lado romantic mode. 😀

  • Jajaja me he reído un montón con esos vídeos! Voy a resumir las cinco preguntas en una sola respuesta. No me lo han pedido porque si alguna vez lo insinuaron ya informé sutilmente de que no era una buena idea. Y aunque ahora mismo poniéndome en la piel de esas chicas me dan ganas de echar a correr, sinceramente, espero que algún día aparezca un tipo que me haga cambiar de opinión. Es que no me veo yo…

    • Bien dicho, y yo te presto la moto para que escapes más rápido. Me gustan las informaciones sutiles, son divertidísimas, sobre todo si no me afectan jajaja, aunque solo por ver tu cara soy capaz de pedírtelo juas juas. No te ves, no te ves, sabes esa canción malísima de Jarabe de Palo: depende, de qué depende… 😀

  • Me ha gustado la respuesta, amplia, concisa. Creo que tienes razón en casi todo. A ver si resulta que el que se adelanta soy yo. Por cierto, si me lo propone ella, me da un chungo, pero bueno de repente me coge un buen día. Yo espero que se plantee la convivencia un poquito más y luego si queda vajilla sin romper juas juas pues se va viendo. Que a lo mejor también me viene a mí la época antitodo; de todas formas, el compromiso, sé que estamos de acuerdo, va más allá de eso.

    A mí me gustó también el de las lapas, aunque las voces son chorras, eso de esconderlo en la playa mola, pero el del avión es muy lindo también. Un beso, vecina. 😀

  • Se te olvida una pregunta, caballero.

    A tí, hombre, alguna vez te han pedido que te cases con ella? Como lo han hecho?? Eh???? ¬¬

    En mi caso, fui yo la que lo pidió, y,obviamente, me dijeron que sí ^^

  • Me gustó el último video y el de las conchitas. La verdad es que la cosa tan espectacular no me llama la atención, prefiero las escenas intimas en donde domina la complicidad que hay entre la pareja.
    Y claro, con lo anterior queda claro que soy una romántica y que por supuesto que me llama la atención el ritual de la petición de matrimonio y entrega del anillo.
    A mi me lo dieron una vez, iba entre unos dulces y por poco lo tiro a la basura. La verdad es que no recuerdo alguna emoción bella de ese momento porque rechacé el anillo y el compromiso, más bien recuerdo que no sabía ni que decir, pero obviamente no podía darle ilusiones al chico. Y bueno, la cara de mi ex es algo que no olvido: desencajado, a punto de llorar… no podía aceptarlo, yo tenía 22 años, y lo más importante es que no lo amaba.

  • A ver… te voy respondiendo a las preguntitas del test:
    1) Sí, nos gusta que nos lo demuestren con hechos, que si no no tienen gracia las cosas…
    2) A mí nunca me lo han propuesto, y sí, la verdad es que, como a un personaje que es una vieja solterona de uno delos libros de Anne, me gustaría que me lo pidieran aunque sólo fuera una vez en la vida, para saber lo que se siente 😉
    3) Hoy en día es tannnn difícil de encontrar uno que te lo pida, que es normal que se pongan así de contentas todas!! 😀 Has llegado a ese punto en el que ya nadie se puede apiadar de ti por ser una «old maid» y ya no eres esa prima que en las fiestas familiares te recuerdan que se te está pasando el arroz 😮
    4) Si me lo pidieran, pues mira que sea con toda la parafernalia… ya puestos….
    5)El de las caracolas… es que yo soy muy ñoña y esa cursilada me gusta 😉

    • Jajaja, Junebell, qué interesante, eh… Así que ñoña, eso se estila mucho. A mí tampoco me lo han propuesto pero me han insinuado que lo propusiera, jaja. Bueno, un besazo, linda. 😀

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright ©  La ciudad creativa