Viernes: el día de Venus

Venus

Aunque en nuestro idioma la mayoría de las palabras proceden del caso del acusativo latino, es cierto que existen formas fosilizadas que permanecieron de otros casos y que además denotan la cultura clásica de aquella época. Al reducirse los casos al acusativo, por  cuestiones importantes para el hablante como la economía lingüística y la pertenencia fonológica -es decir, que su uso marque claramente una distinción frente a otros y sea útil-, quedadó el acusativo como único caso del que evolucionaron la gran mayoría de los sustantivos que usamos hoy en día.

Los casos latinos eran: Nominativo, Vocativo, Acusativo, Genitivo, Dativo y Ablativo, y cada uno mostraba una función concreta. Por ejemplo, el acusativo era el caso usado para indicar el complemento directo en latín.

De estas formas fosilizadas encontramos ejemplos en el ablativo, por ejemplo con HAC HORA, que dio nuestro actual «ahora». En este ejemplo, además, se produce un cambio categorial, ya que de esta combinación de un determinante y un sustantivo dio lugar al adverbio «ahora».

Pero lo realmente lindo viene del genitivo. ¿De dónde proceden los nombres de los días de la semana? Pues precisamente de este restos fosilizados de este caso que desapareció pero que nos dejó estas huellas tan interesantes –¡están locos estos romanos!-.

El lunes, DIES LUNAE, es «el día de la luna».

El martes, DIES MARTIS, «el día de Marte»

El miércoles, DIES MERCURI, «el día de Mercurio»

El jueves, DIES IOVIS, «el día de Júpiter»

El viernes, DIES VENUS, «el día de Venus»

El sábado, DIES SATURNI, «el día de Saturno», que cambió a DIES SABBATUM posteriormente para hacer referencia al Sabbat.

El domingo, DIES SOLIS, «el día del sol», que cambió a DIES DOMINICUS, «el día del Señor», del latín DOMINUS (Señor).

«Sábado» viene de la palabra de origen hebreo, que se refiere al «Sabbat», haciendo referencia al día de descanso (en la tradición judía y cristiana, Dios descansó el séptimo día de su creación). Finalmente, «domingo» tiene su origen en una palabra latina, que significa “el día del señor”. No es ninguna coincidencia que el domingo tenga una relación con el sol y con Jesús. Estas variaciones fueron consecuencia de la extensión del cristianismo.

[email_link]

Sobre el Autor

Julio

La idea de este blog nació de la pasión por escribir y compartir con otros mis ideas. Me interesa la escritura creativa y la literatura en general, pero también la web 2.0, la educación, la sexualidad... Mi intención, en definitiva, es dar rienda suelta a mis pasiones y conocer las de otros; las tuyas. ¡Un saludo!

20 Comentarios

Deja un Comentario
  • Hoy nos muestras joyitas!. No sabia los significados de los días de la semana en latín y tampoco Sabbat y Dominus.
    Ahora copio y pego de internet: De que el domingo tenga una relación con el sol y con Jesús, no es ninguna coincidencia. El emperador romano Constantino adoraba a Mitra (dios del Sol), pero un día tuvo un sueño en el cual vió una cruz dentro de un sol con la inscripción «vence con este signo». Fue así que se declaró cristiano y dedicó el domingo como «el día del señor». También prohibió hacer trabajos manuales ese día. Bueno sólo era para aclarar algo más del porqué El Sol y Dios.
    Gracias por el artículo.:grin: 😉 Hombre de Dios!

    • Pues gracias por tu información, porque todo lo que sea ampliar la información del artículo está genial, éste o cualquiera. Lo de los trabajos manuales está gracioso. Qué miedo dan los sueños. 😀

    • Gracias a ti por la devolución de la visita, como a los que se han acercado a compartir y los que no pero he visitado, estaré de vez en cuando por las bitácoras nuevas para conocer nuevos mares de pensamiento. ¡Un abrazo! 😀

    • Gracias a ti por la visita, Patricia, ya sabes que estamos en contacto y que mando muchos besos a México -que, no sé por qué, tengo una conexión especial con ese país-. Un abrazote. 😀

  • Hola: Cada día que conocco un blog nuevo me alegro pues siempre encuentro algo nuevo, este me ha gustado mucho por sus curiosos escritos. No sabia el significado de los nombres de la semana. Lo enviaré a algun amigo@.
    Gracias por seguir el blog de Josefa.

    • Un abrazo para ti Josefa, a mí me encanta conocer gente nueva y tener opciones de compartir ideas. Me alegro que te gustara. ¡Un abrazo! 😀

  • Interesantísima la entrada, Julio. Aparte de refrescar el latín, siempre bueno para los apasionados por las letras, está el origen de los sietes días de la semana. Delicioso realmente.
    Un abrazo desde este día del sol o día del señor, en su crepúsculo.

    • ¡Hola Isabel! Pues mira, entre nosotros, sí, lo del latín tiene su aquel por aquello que conocer el latín es conocer el castellano, su evolución, y tal, pero es un coñazo y a mí me gustan estas cosas porque son además cultura -la relación entre los astros y los días de la semana actuales-. Pues me alegro y un abrazo para ti grande en este fin de día del sol. 😀

  • Según he visto el título del… ¿artículo, entrada, mensaje, post? —nunca sé como llamarlo; Jules estás tardando, ¡sentencia!—, me ha recordado una antigua anécdota: Hace mucho tiempo me dedicaba a enviar a los colegas un correito con el asunto «Si Venus entonces peli», avisando de la película sin cuñas patrocinada por un tal /Neslé/. Pero ésta no es mi desazón. Voy por ella.

    Ahora no sabía nada sobre los «casos latinos», que suena algo así como hablar de las fechorías de Los Ñetas, y no tiene nada que ver. Mi escolarización queda algo lejos y salvo que me equivoque, lo más cercano que aprendí a los casos latinos —o los casos de la declinación de algunas lenguas, según la RAE— eran, los casos genitales, para más información, los de las mulleres.

    No sé si esto se enseña únicamente de manera oficial en alguna carrera universitaria de letras, al menos yo no recuerdo haberlo estudiado en el instituto y menos en la carrera de ciencias, y del colegio por supuesto ni me acuerdo, pero puedo decir con toda seguridad que uno habla y escribe con total ignorancia de la lengua, a mi pesar.

    Solis, Dominus, patocratum… suena a El código Da Vinci, ¡glup!

    Vomito todo lo que leo vomito
    vomito en la calle
    vomito en el bar
    vomito una albóndiga
    que esta sin masticar

    Vomito de día
    vomito in the night
    vomito la priva
    el whisky, la sidra y la birria

    Las tripas me suenan esto es un embrollo
    me se escapa un eructo que huele a centollo
    la bilis pa arriba, la bilis pa abajo
    joder que acides con sabor a ajo
    te sube un ardor por la canaleta
    de tanto hijoputa que hay en este planeta
    la vida es un chiste de barragán
    los dioses no existen por eso yo digo

    Vomito,
    oigo hablar al papa y vomito
    vomito
    escucho la cope y vomito
    vomita el sistema
    vomita tu vida
    vomita al ir a currar cada dia
    Vomito al alcalde,
    vomito al ministro
    que frases mas punkys que salen del fistro

    (El Reno Renardo. Vomito)

    😛

    Les recomiendo vean la película —lo siento, no es de leer— «Increíble pero falso» (Ricky Gervais; 2009), aunque floja una buena sátira de lo que es hoy la iglesia.

    Au revoir!

    • Buff, mira, la realidad es que la RAE deja bitácora como traducción de weblog -de ahí, blog-, pero también es cierto que blog es actualmente, o eso dicen, el neologismo más usado, y si se termina imponiendo pues aparecerá en el diccionario como nueva voz aceptada, así que ¡como tú veas! Yo uso bitácora porque me niego a dar preponderancia al inglés sobre el español, y como ya tenemos traducción, mientras pueda seguiré usando la de bitácora y la RAE no se desdiga.

      Lo de los casos se da en latín si la opción, cuando yo estudiaba, era letras o letras mixtas, en aquellos tiempos del BUP y el COU. También se da, lo sé por mis estudios de filología hispánica, en las asignaturas relacionadas con la Historia de la lengua española, donde se estudia la evolución fonética, morfológica, etc. Y claro, al desmembrarse el latín, ahí aparecen la reducción de casos y otros fenómenos. Los casos se diferenciaban por las terminaciones, así si la terminación de una palabra terminaba en uno u otro era un complemento indirecto, un complemento directo o un sujeto; así pasaba de ser «La casa era fea», «La casa» es sujeto, a «Era la casa», «la casa» Complemento Directo -hay quien lo llama como Objeto Directo, tanto da que me da lo mismo-, por la terminación. En realidad no se complicaban mucho la vida, pero luego aparecían palabras que se confundían en las declinaciones y otras historias raras y el sistema fue evolucionando. Por eso se dice que la lengua está «viva». Menudo rollo, esto te pasa por preguntar, de todas formas igual explico algo más del tema en próximos artículos para que la gente se duerma y deje de venir por aquí juas juas, así los anestesio del todo, qué te parece, a que los tengo cuadrados, juas juas juas. 😀

      En cuanto a tu poema, me ha sacado la sonrisa. La película no la he visto pero me he dado un salto al tráiler en Youtube y tiene pinta de estar simpática. Si en un descuido la consigo de forma lícita -juas- la veré. 😀

      Editado: hostis, cuando digo que podía ser esas tres cosas, sujeto, CD y CI. pueden ser las clásicas de nuestra gramática: CC, Suplemento, etc. es decir, las clásicas que tenemos hoy en nuestra gramática, aunque el latín no tenía artículo y las lenguas romances tuvieron que crearlo a partir del demostrativo, buenooo, ya me enrollo yo solo otra vez, juas juas, y cuando digo que «la casa» es CD en «era la casa», con un verbo copulativo, es un atributo -con verbos predicativos, sí sería CD-. Aclarado, no sea que me digan y tal juas juas. 😀

      • No no no, permíteme decir que te has ido por otros lares. Justamente preguntaba por cómo se llaman las ENTRADAS a la bitácora y no la propia bitácora. Sé que cuidas mucho el uso de neologismos a favor de la lengua española —peloteo—, y es una pregunta que siempre me hice, ¿cómo debemos traducir /post/?

        Acabo de releer el _artículo_ «No lo llames blog: ¡es bitácora!», que en su momento no le presté mayor atención y en el que ya abordas mi pregunta.

           «Volvemos. Hay una ley natural que se cumple en lingüística: la del principio de economía. Blog es mucho más corto de escribir que bitácora, que requiere la tilde, y lo mismo ocurre con post frente a artículo o entrada.»

        Estoy seguro que la gente que escuche por primera vez la palabra bitácora le resultará curioso y más ameno que el susodicho y cansino blo-blo-blog. Está bien cuidar el propio idioma pero está aun mejor utilizar nuevas palabras o expresiones para enriquecer las conversaciones.

        La canción era una gracia para introducir la recomendación de la película, es mejor escucharla para disfrutar de toda ella. Sobre la película, ¡anda /chá/!, ¿lícita?, sin empezar una batalla, si no comercias con ella es todo lo lícito que quieras, o al menos así lo plantea la ley, y por sentido común, no veo a nadie cobrar por prestar un libro a un amigo, la cultura por encima de la política, piensa en ese símil; vamos a dejarlo ahí. La película es muy tonta, bien para cuando la pareja te reclama esa sesión de mantita, sofá y olor a calcetín recalentado.

        Voy a tener que releer tu contestación junto con un libro de Lengua para intentar entender eso de los casos latinos. Uno ya está mayor para estas cosas. Luego lo pensé y sí, en letras mixtas tal vez se enseña en la asignatura de latín, cosa que no escogí.

        Que mal llevo los laísmos y los leísmos, ¡junto con la tabla de multiplicar!, ¡toma ya! /eg ke necesitaria un refresko/.

        • A eso iba, que me la prestaran o algo, pero la broma es que la SGAE nos va a cobrar hasta por el préstamo a un amigo… Sí, el laísmo es considerado un vulgarismo, pero sabes que la academia permite casos de leísmo en determinados contextos. Y otra cosa: es un fenómeno que se extiende -el leísmo- y no es poco probable que si sigue así se termine aceptando. 😀

  • A mí me tocó traducir a Cicerón en COU y tuve varias asignaturas de Arte Griego en la facul, que ya sabes que mitológicamente…, pero de lo que me acuerdo ahora es de La vida de Brian y el momento en el que el romano pilla al ¿era judío? haciendo la pintada en la pared y le manda repetir la declinación de romano 😀

    • Cicerón, dios mío, las Catilinarias, eso es lo que me tocó a mí, qué cruz, juas juas. La vida de Brian la he visto pocas veces, no tengo tanta memoria, pero lo que sí recuerdo es que es una de las grandes del cine. 😀

  • Es un placer tan grande pasar por aquí que es imposible leer solamente una vez tantas cosas para aprender, hoy no es viernes, se me ha perdido el tiempo con tanto puente y pasarela y afortunadamente todos los que han pasado por esta casa aprovechando las fiestas, pero aquí estoy de nuevo y ya veis aprendiendo de todos vosotros, gracias por ello.
    Abrazos

    • Muchas gracias, Higorca, también tu bitácora tiene muy buena pinta y estoy leyendo tus textos poco a poco. Veo que eres escritor y además ¡que te has registrado en Poesía+Letras! Pues espero que disfrutes la revista y te animes a publicar en ella. ¡Un abrazo grande! Ah, una cosa: todos aprendemos de todos, de hecho en muchos de mis artículos los comentarios son lo más jugoso del tema sobre el que hablo -o destrozo, según el día, juas juas-. 😀

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright ©  La ciudad creativa