La industria podrá restringir el acceso a la red

Lo cierto es que me ha costado elegir el título del artículo para que no me quedara demasiado extenso y todavía no me quedo contento. En los EE.UU., ese país del que casi nunca se dice nada bueno, la industria del cine y la música y las grandes operadoras van a imitar el modelo francés de castigo al internauta que descargue ilegalmente. ¡Pero si nunca se han podido ver estos dos gigantes! En vez de copiarles a Montesquieu o Rosseau (separación de poderes, estado laico, etc.) van y les copian lo malo. Estos estadounidenses…

Por lo visto, están haciendo un pacto entre todos (se necesitan: unos los contenidos, otros la infraestructura física para hacer llegar ese contenido). Lo curioso es que lo haga el sector privado y que, plausiblemente, la administración Obama lo consienta, dejando en estas empresas la sanción de un derecho ¿universal? No te pierdas el sistema porque tiene su guasa.

Las operadoras se encargarían de rastrear el tráfico de P2P para detectar la descarga de filmes y canciones protegidas por derechos de autor. Tras identificar la dirección de Internet se enviaría al internauta un aviso para que dejara de realizarlas. En caso de que persistiera, el abanico de castigos (denominados «respuesta gradual») resulta un tanto impreciso. Puede ir desde restringir la velocidad de navegación, limitar el acceso a las 200 principales webs u obligarlo a seguir un curso sobre la propiedad intelectual.

Fuente: Elpais.com.

Es decir: ¡han copiado el sistema del carnet de conducir por puntos! Menos puntos, curso de conducción al canto. Oiga, lo de «respuesta gradual» me suena a «operación tormenta del desierto». Cuántos lingüistas y abogados han necesitado para acuñar el término «respuesta gradual» por el menos eufemístico «recorte de libertades y limitación del acceso a la red cuando pago una conexión«.

Este es el paso último para el control de facto de la red; luego puedes llevar esto a cualquier otro objetivo del modelo aviso – castigo – limitación – restricción –  obligación de un cursillo de propiedad intelectual que te propongas.

Lo del cursillo es surrealista y hasta gracioso si no fuera dramático. El último tema del cursillo se titula: «¡Eso no se hace, caca!». Claro que sí, Obamita, querido, no te creas que te vas de rosita. Como decía tu cartel en el mitin: podemos creer en el cambio. Y tanto, y tanto. Saluda de mi parte a tus expertos económicos que vienen casi todos de la Goldman Sachs o de lobbys afines. Eres un monstruo, Obamita. Como diría Michael Robinson en sus retransmisiones deportivas: «aquí está todo el pescado vendido amigos». 😀

[email_link]

Sobre el Autor

Julio

La idea de este blog nació de la pasión por escribir y compartir con otros mis ideas. Me interesa la escritura creativa y la literatura en general, pero también la web 2.0, la educación, la sexualidad... Mi intención, en definitiva, es dar rienda suelta a mis pasiones y conocer las de otros; las tuyas. ¡Un saludo!

3 Comentarios

Deja un Comentario
  • Pues atémonos los machos porque después de eso vendrá el acuerdo de las grandes compañías con los gobiernos, como ya ocurre en muchos países, y nos cae encima la censura directa en los buscadores, o las restricciones generalizadas de acceso a según qué páginas, no precisamente las de contenidos protegidos por derechos de autor. Como ocurre en China y similares, donde si por ejemplo quieres buscar a través de Google «derechos humanos», o cualquier otra cosa sobre lo que al gobierno no le da la gana que tengas información, aparece un mensaje de error informando de que ha habido un problemilla y que «vuelva usted a intentarlo en un ratito». Y claro ese ratito, en China, pueden ser varios siglos.
    El único derecho UNIVERSAL extendido en todos los rincones del mundo es el derecho a que te jodan, día sí y día también X(

  • Atémonos los machos y las hembras. 😀

    Lo de China sabía que había censura a tope, pero no que les salía algo parecido a «ha habido un error». Estos chinos en el fondo son unos cachondos si no fuera que son represores. Un abrazote ote ote y buen finde. 😀

  • No soy partidario de la censura (de información) pero tampoco veo correcta la postura de una gran comunidad de usuarios que se agarran al clavo ardiendo diciendo que la compartición privada de material (que ya de por sí no disponen de la copia original) es legal mientras así lo ampare la ley, y así dar rienda suelta no solo a la descarga a diestro y siniestro de material con derechos de autor sino también muchas veces al lucro -que sí está penado-. Los artistas tienen derecho a comer.

    Ya lo hemos hablado alguna vez… que el modelo de negocio de la música, el cine y el entretenimiento en general haya quedado obsoleto con la Internet, no quiere decir que podamos hacer lo que nos plazca. Parece que compartir en Internet es igual de lícito que conectarse a la red Wifi del vecino si así nos ahorramos 3 duros, que son más. De todas formas ya sabemos que si llega la censura se inventarán una nueva forma -que ya la hay- para seguir haciendo lo que hacen. Chorizos levanta coches siempre habrá, solo que se lo ponen cada vez más difícil.

    Se nos olvida que la conexión a Internet es un servicio no básico (aunque poco queda para que nos lo impongan), y del mismo modo que tener una cuenta en un banco de crédito no significa que podamos entrar a robar o realizar actividades ilícitas en cualquier entidad de la red, no podemos hacer uso ilícito de la Internet cuando nos pete. Si la empresa que presta el servicio tiene sus líneas «saturadas» por actividades «no reguladas» me parece correcto que si el usuario tiene derecho a darse de baja en cualquier momento la operadora haga lo mismo (con los pasos intermedios que sean), por mucho que sea de pago, ¿no era así la libertad?

    Dejando a un lado el anti-americanismo me parece acertado la expresión «respuesta gradual» que si bien puede enmascarar una actividad de «censura» no deja de tener sentido e igualmente, el cursillo me parece aunque chistoso, conveniente, cuando la mayoría de usuarios de Internet ni tienen conciencia ni conocimientos apropiados sobre el uso y seguridad de un ordenador y menos de la Red, en la que están expuestos ante una gran comunidad.

    Donde nos interesa queremos menos intervención del Estado y donde no, pues no, el Estado no interviene sino permite a la empresa privada disponer de unos instrumentos para regular la conexión a la red, puesto que es un medio físico y punible, y olvidándonos que nos hemos acostumbrado a lo bueno me parece que algo habrá que hacer. No es un derecho universal sino un contrato privado entre usuario y operador.

    Reconozco que descargo, y el día que me den un «aviso» o pongan las suficientes trabas para ello diré adiós a la música y al cine. Hola radio FM y televisión en abierto y también, hola contenido con licencia libre, ¿alguien ha escuchado música o visto cine sin patentes?, pues que lo haga y luego se queje menos cuando le quitan a los autores de la obra el derecho a cobrar y reinvertir el dinero en nuevas obras de las que seguramente son las que nos gustan a todos.

    Ni soy capitalista ni pertenezco a la S GAE, y procuro no ser partidario de ese odio -a veces fundado- contra Norteamérica. Señores, que no estamos controlando el aire que respiramos, vamos a dejar la política a un lado. Internet es un medio del que sin la inversión privada sería casi imposible su existencia. A cualquiera que le digan que la Red que conocemos hoy la ha parido la Agencia para la Defensa de EE. UU., se echaría las manos a la cabeza.

    PD: Las operadoras ya rastrean el tráfico desde hace unos años.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright ©  La ciudad creativa